Cuba, Obama ¿y?

Air Force One en Cuba

En mi país, muy dado a los refranes, hay uno que reza: “esto no lo arregla ni el médico chino”. Y al parecer luego de la “histórica visita de Barack Obama a Cuba, “la cosa sigue igual” al menos en lo que a las altas esferas del poder se refiere.

Las reflexiones del compañero Fidel -nunca pensé que publicaría algo al respecto en este blog, soy más del otro Castro, de Raúl-, El hermano Obama, fueron la guinda del pastel a un aluvión de análisis posteriores al discurso del primer presidente americano en ir a Cuba en casi 90 años.

Obama dispuesto a dialogar con los cubanos, a abrir puertas y construir puentes, o en palabras del Apóstol Nacional, José Martí, a cultivar “una rosa blanca”, habló para todos los cubanos en un discurso que dejó sin aplausos a más de uno de los presentes en algún que otro momento. El debate desde Cuba no se centra tanto en los derechos humanos, el tan ansiado Internet, o cualquier otro de los palos tocados por Obama en el Gran Teatro de La Habana; las respuestas han ido dirigidas a la osadía del otro Comandante, este de las barras y las estrellas, de pedir “olvidar la historia”.

¿Olvidar la historia en Cuba? Un país donde desde que tengo uso de razón lo primero que aprendimos fue el diferendo Cuba-Estados Unidos, donde a partir de la historia se construían una serie de valores revolucionarios como el patriotismo, el antiimperialismo, y un largo etcétera de -ismos, que después de casi seis años en España tengo algunos superados o al menos pude ver la otra parte de “aquella historia”, sin olvidar cuánto quiero y necesito mi archipiélago, aunque a veces, y estas últimas semanas de marzo han sido una de esas, prefiera mirar hacia otro lado.

¿Para qué ha servido el discurso de Obama? ¿Cuál ha sido la trascendencia de su visita a Cuba, en un mundo donde ya casi todo es trascendente? Sería aventurado calcularlo. ¿Por qué se empeñan desde los medios oficiales de mi tierra en ahondar en la historia cuando el primer presidente negro de los Estados Unidos de América, enemigo por antonomasia de la Revolución cubana hasta el 17 de diciembre de 2014 -o eso creía- ha pedido mirar al futuro desde un presente de la mano? Difícilmente pueda dar una explicación lógica, “el orgullo”, en palabras del atrevido presidente, ¿del pueblo cubano o del gobierno?, tal vez algo tenga que ver.

https://www.flickr.com/photos/albertoyoan/26151496425

Ya lo decían algunos antes de la visita de la familia Obama a Cuba, después que se fueran, ¿qué pasaría? Al parecer poco o nada. Y yo, he de reconocerlo, me emocioné con el momento, lo viví desde la distancia como si estuviese allá y ha sido de esos instantes en que me volvía a ver en Cuba, luego me acordaba del resto y volvía en mí. De haber seguido por La Habana, ciertamente no sé yo si aún seguiría repitiendo consignas, exigiendo el fin del bloqueo y la devolución de la Base Naval de Guantánamo, peticiones que sigo considerando totalmente legítimas.

Obama no fue a Cuba a echar leña al fuego, fue a enterrar el hacha de guerra y como el mismo expresó al presidente Raúl Castro: Estados Unidos no es enemigo de Cuba. Lamentablemente aún hay determinados sectores de mi tierra que siguen viendo las muchas manchas y las oscuras intenciones en el vecino del Norte, sin pararse a pensar -sin medias tintas de por medio- que como mismo en USA se quieren aprovechar de la isla para invertir y ganar dinero, en Cuba buscan ganar dinero y construir toda la infraestructura necesaria para hacer -y no lo digo yo, sino analistas internacionales- la Singapur del Caribe.

Al menos desde las redes sociales, el contacto más cercano que tengo con mi Caimán Verde -a parte de las llamadas semanales con mi madre- se ven espíritus inconformes dispuestos a escribir una nueva Cuba, una Cuba necesaria para el mundo del siglo XXI. Jóvenes en su mayoría, y no sólo de edad, sino de pensamientos, que se niegan a dejar correr esta ola de acercamiento inédito entre los dos países.

No sé si lo he dicho antes, pero nunca pensé que podría ver todo lo ocurrido desde el 17 de diciembre de 2014 entre mi Cuba y Estados Unidos. Otras cosas tal vez, por ley de vida, pero ¿el Air Force One en La Habana?, ¿un presidente de la Casa Blanca recorriendo el Casco Histórico de La Habana Vieja, dando un discurso al pueblo cubano?, ¿Europa secundando -para variar- el restablecimiento de relaciones con el archipiélago? e incluso ¿The Rolling Stones sonando en vivo frente a un número indeterminado de personas? Demasiado.

Temo despertar cualquier día y que estén los dos lados inamovibles, intransigentes, como el último vestigio de la Guerra Fría. Pero, al parecer no es un sueño, aunque algunos se nieguen a despertar.

P.D. Quien dice dos lados: el gobierno de Cuba y el de Estados Unidos; dice tres: el gobierno de Cuba, el de Estados Unidos y los cubanoamericanos radicados en su mayoría en Miami; o dice cuatro: el gobierno de Cuba, el de Estados Unidos, los cubanoamericanos radicados en su mayoría en Miami y la disidencia en la isla, o dice cinco: el gobierno de Cuba, el de Estados Unidos, los cubanoamericanos radicados en su mayoría en Miami, la disidencia en la isla y los cubanos que vivan donde vivan, sin militancia, ni partidismo, ni ayudas de afuera, solo quieren paz y bienestar en Cuba. O para rozar el absurdo dice seis: el gobierno de Cuba, el de Estados Unidos, los cubanoamericanos radicados en su mayoría en Miami y la disidencia en la isla, los cubanos que vivan donde vivan, sin militancia, ni partidismo, ni ayudas de afuera, solo quieren paz y bienestar en Cuba y los militantes en Cuba, revolucionarios a ultranza. Y al final ¿cuánto importan los cubanos de a pie que siguen en Cuba o aquellos que se fueron de su tierra para ayudar a los suyos? Estos siguen cuadrando poco o nada en una ecuación polarizada, politizada y enconada, que esperemos pronto resuelvan sus diferencias.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s