Cuba y ¿la Revolución Wifi?

Cuba, ¿Revolución Wifi?

Desde el 2015 la realidad de los que viven en Cuba se ha visto alterada por algo considerado hasta hace poco imposible, pero muy deseado por todos: Internet. Dicho así pareciera que ya hay acceso a la web en todos lados, pero lamentablemente aún no llegamos a esa quimera, y como casi todo por allá se va paso a paso.

A los primeros 35 puntos de acceso Wifi, sí lo oye bien, se han ido sumando algunos otros el año pasado y para este 2016 se esperan 80 más, según una nota publicada en Cubadebate. La mayoría de esos puntos se encuentran en la capital cubana, La Habana, además de en los hoteles y algunas capitales de provincia a lo largo del país.

El acceso no es gratis, cuesta unos 2 CUC, o 50 CUP, para quienes quieran acceder al servicio. El precio módico no es, y menos en un país conocido por los bajos salarios de sus trabajadores. Pero para quienes tienen FE –familiar en el extranjero– es un poco más accesible. En mi caso particular, gastaba cada semana en llamar a Cuba unos 15 euros, ahora ese gasto ya no lo tengo y puedo incluso ver a mi madre a través de Imo.

Ni Skype, ni WhatsApp, ni ninguna otra app de mensajería se ha impuesto en Cuba donde la conexión a Internet es escasa y a kilobytes. Imo es la app gracias a la cual cada semana miles de cubanos se conectan para hacer más llevadera la distancia. Cerca de una hora semanal puedo ver a mi madre por unos 2 CUC, cuando antes solo hablaba con ella unos 15 minutos cada domingo.

Y es que las tarifas de llamadas hacia Cuba siguen siendo una asignatura pendiente en la apertura económica de mi tierra, donde el monopolio de las telecomunicaciones lo tiene una empresa estatal, ETECSA, y pese a los rumores de entrada en el mercado de operadores extranjeros con el acercamiento a Estados Unidos, las fichas del dominó no se mueven.

Hasta que en el mercado cubano no entren nuevas empresas aparte de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, Sociedad Anónima, que nadie sabe quiénes son, el avance en comunicaciones e incluso en informática seguirá siendo lento. Lo que ahora se ve como un gran paso: los puntos Wifi, no es más que un parche a la mala gestión del llamado cable submarino entre Cuba y Venezuela, del cual se hablaba y esperaba mucho, pero al final no hubo un cambio significativo en el país.

Tremendo cable

En 2007 comenzó la firma de acuerdos entre los gobiernos cubano y venezolano para extender un cable de fibra óptica submarino entre Venezuela y Cuba. Como parte de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), son unos “1.630 kilómetros entre la zona de Camurí, cercana al puerto de La Guaira, en el estado Vargas, y la playa Siboney, en las afueras de Santiago de Cuba”, informan en la página de Telecom Venezuela. Por entonces estaba por allá y la esperanza me llenó al oír aquello, cuando salí en 2010 el cable seguía sin sentirse en las conexiones del país y solo en 2013 ETECSA publicaba una nota oficial en los medios cubanos donde decía que el cable estaba en pruebas desde 2012:

Cuando concluya el proceso de pruebas, la puesta en operación del cable submarino no significará que automáticamente se multipliquen las posibilidades de acceso. Será necesario ejecutar inversiones en la infraestructura interna de telecomunicaciones y aumentar los recursos en divisas, destinados a pagar el tráfico de Internet con el propósito de lograr el crecimiento paulatino de un servicio que brindamos hoy en su mayoría gratuitamente y con objetivos sociales.

fibra optica cuba venezuela afp

Cierto que en el caso del Internet en Cuba la culpa se le puede echar al bloqueo económico de Estados Unidos que no permite la conexión directa del país a un cable que pasa a escasos kilómetros de La Habana. Desde principios del 2000, las autoridades han cableado todo el territorio nacional a lo largo y ancho con fibra óptica, lo que ha permitido mayor cantidad de canales de televisión, aumento de los números de teléfonos, así como de la telefonía móvil y la televisión digital terrestre que se espera al 100% en 2020. No obstante la realidad del Internet en casa solo sigue estando disponible para los extranjeros residentes en Cuba y cubanos con profesiones como periodistas, artistas o médicos, aunque algunos de estos en la llamada Intranet cubana.

A esto podríamos agregar los intentos reiterados tanto de la administración Obama de dar Internet gratis a Cuba, no obstante, el regalo venía con imposiciones directas de elecciones abiertas y creación de nuevos partidos políticos, algo que debe surgir desde dentro y no por la injerencia del exterior. El último en sumarse a las ofertas de Internet al país ha sido Mark Zuckerberg, creador de Facebook, quien en 2015 dijo que cuando la economía cubana se abriera, ellos podrían operar plenamente su plataforma Internet.org, con la cual pretenden dar Internet gratis en todo el mundo:

“Now there are some countries that don’t have open economic policies today, where it’s not possible for us to operate. But one day, as Cuba starts opening up, it will be something that we might consider at that time — that definitely fits within our mission.”

Con el acercamiento al “Vecino del Norte” son numerosas las empresas interesadas en entrar al mercado cubano, esperemos que se lo permitan y dentro de poco podamos hablar con la gente de Cuba desde sus casas o incluso yendo por la calle sin necesidad del Wifi. El gobierno cubano ha expresado en numerosas ocasiones su interés en conectar a todos los cubanos, una de las últimas veces en una editorial en el periódico Granma en 2014 bajo el título La informatización de la sociedad, una prioridad para Cuba. Pero casi un año después en otra editorial de The New York Times titulada Es hora de conectar a Cuba, referían que “lo único que mantiene a Cuba en las tinieblas en plena era digital es la falta de voluntad política”.

Internet fue declarado en 2011 como un derecho humano por las Naciones Unidas. En un comunicado de prensa en CNN México, el Relator Especial de la ONU, Frank La Rue, decía entonces:

“La única y cambiante naturaleza de Internet no sólo permite a los individuos ejercer su derecho de opinión y expresión, sino que también forma parte de sus derechos humanos y promueve el progreso de la sociedad en su conjunto” Los gobiernos deben esforzarse “para hacer al internet ampliamente disponible, accesible y costeable para todos (…) Asegurar el acceso universal del internet debe ser una prioridad de todos los estados”.

Si en Cuba repiten – o repetían – constantemente que tienen el pueblo más culto del mundo, ¿por qué no se fían en la capacidad crítica del cubano ante una avalancha de información que sin dudas abrirá mucho el horizonte a quienes accedan a la web?

NOTA:

-Sobre el cable submarino pueden ver en el portal de noticias Cubadebate todas las noticias al respecto, la más reciente de 2013 titulada curiosamente Internet y telecomunicaciones en Cuba: el cable no lo resuelve todo.

-Recomiendo el especial en El Confidencial titulado Informe de un secuestro: el extraño caso del cable de fibra óptica en Cuba, también de 2013.

1 Comment

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s