No es tiempo de intransigentes #Cuba

Martínez Campos: Pero es que usted no conoce las bases del convenio del Zanjón
Antonio Maceo: Precisamente, porque la conocemos es que no estamos de acuerdo con ellas. 
MC: Acabe de pasarme las bases, hombre.
AM: ¡Guarde usted ese documento! No queremos saber nada de él.
MC: Entonces, no nos entendemos.
AM: No, no nos entendemos.
Ese episodio de la historia de Cuba, conocido como la Protesta de Baragua y protagonizado por uno de los generales del Ejército mambí, Antonio Maceo, quien luchó por la abolición de la esclavitud y la independencia cubana en 1878, es conocido por cualquier cubano o estudioso de la historia del archipiélago, al menos la historia que sé y me han contado toda la vida. 
Maceo es el ejemplo de cubano bueno, decidido, arrojado, y cualquier otro adjetivo que denotara coraje en la Historia de Cuba, pero sobre todo el máximo ejemplo de la intransigencia revolucionaria, una cualidad altamente valorada por quienes en Cuba se creen que por criticar una aptitud, política o figura nacional, ya uno está pagado por los otros, es un vende-Patria, gusano, mercenario o cualquier otro descalificativo utilizado por más de cincuenta. No deja de resonar en mi cabeza la frase de Fidel Castro ante los intelectuales, en fecha tan temprana como 1961, donde dijo: “Con la Revolución todo, contra la Revolución nada”.
Ser intransigente revolucionario es un mérito, como caballo que no puede mirar hacia los lados o hablar con el contario, debatir en una misma mesa, el cubano sabe cuánto puede perder si abre la boca en la isla para criticar alguna gestión del gobierno, sugerir un debate abierto con la llamada disidencia o cualquier otra idea que se salga de lo que todos conocemos como crítica constructiva, pero que allá tiene unos límites muy específicos. 
Las circunstancias de Antonio Maceo no son para nada comparables con el actual cubano, el mambí luchaba por ver su país libre, estaba inmerso en una batalla real con el Ejército español que los superaba en armamento y estrategia militar, pero no en las ganas de llevar adelante un proyecto único de los cubanos y para los cubanos. La Cuba de hoy se supone que ya es libre, no está en guerra con nadie, aunque el enfrentamiento con Estados Unidos ha sido una guerra mediática constante desde ambas orillas del Estrecho de la Florida y por el cual un gran número de cubanos y cubanas, hemos salido fuera de la isla, en búsqueda de mejores oportunidades. 
En Panamá se celebra esta semana la Cumbre de las Américas con la presencia por primera vez de Cuba, resultado del deshielo de las relaciones con Estados Unidos. Un deshielo que se hace notar a nivel estatal, pero luego de las imágenes que recorren el mundo de cubanos enfrentados entre ellos, no se hace notar tanto, ni tan siquiera después de sendas conversaciones en La Habana y Washington, las cuales realmente creo son un paripé pues ya todo estará hablado, pero ante los intereses de un lado y otro hay que mantener un ritmo lento, medido, que de esperanzas, pero las justas. 
Las imágenes de peleas entre cubanos pro-gubernamentales y cubanos disidentes, no dejan de parecerme un ejercicio total de intolerancia, de falta de cultura democrática y muy indigno de un país como Cuba, donde constantemente nos repetían aquello de que “somos el país más culto del mundo”. Las conversaciones previas a la Cumbre real entre mandatarios de América, eran una oportunidad de oro para hacer llegar a los presidentes las preocupaciones de la sociedad civil americana, no la cubana, que no supo estar a la altura y convirtió aquello en un ring de peleas de gallos, que no entiende de oír argumentos del contrario. 
América toda vivió en primera fila cuán polarizada está la “sociedad civil cubana”, un término que creánme nunca antes había oído en la isla, de donde salí hace 5 años ya, aunque sí era utilizado constantemente por Yoanis Sánchez y otras figuras representativas de la llamada disidencia. Los presentes enviados por el gobierno cubano, pertenecientes en su mayoría a organismos e instituciones estatales, se erigían en la real sociedad civil, la disidencia, supuestamente financiada por organismos internacionales, por su parte afirmaba lo mismo, los cubanos que estamos lejos y cansados de tener que sacar la espada a favor o en contra de unos y otros, bajábamos la cabeza de vergüenza ante la imagen de intransigencia revolucionaria y disidente.
No es época de intransigencia, ni de bajarse los pantalones ante nadie, es época de hablar de manera civilizada entre todos los cubanos, los de adentro y los de afuera, los que están a favor y en contra, entre nosotros. Como dijera José Martí: “Con todos y para el bien de todos”.
Y cito: 

“…yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre. En la mejilla ha de sentir todo hombre verdadero el golpe que reciba cualquier mejilla de hombre: envilece a los pueblos desde la cuna el hábito de recurrir a camarillas personales, fomentadas por un interés notorio o encubierto, para la defensa de las libertades: sáquese a lucir, y a incendiar las almas, y a vibrar como el rayo, a la verdad, y síganla, libres, los hombres honrados. Levántese por sobre todas las cosas esta tierna consideración, este viril tributo de cada cubano a otro. Ni misterios, ni calumnias, ni tesón en desacreditar, ni largas y astutas preparaciones para el día funesto de la ambición. O la república tiene por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, el hábito de trabajar con sus manos y pensar por sí propio, el ejercicio íntegro de sí y el respeto, como de honor de familia, al ejercicio íntegro de los demás; la pasión, en fin, por el decoro del hombre, o la república no vale una lágrima de nuestras mujeres ni una sola gota de sangre de nuestros bravos. Para verdades trabajamos, y no para sueños. Para libertar a los cubanos trabajamos, y no para acorralarlos.” 

(Discurso pronunciado por José Martí en el Liceo Cubano en Tampa el 26 de noviembre de 1891.)

Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s