Mínimos

Para pensar hay que tener resuelto un mínimo de problemas. Al menos para pensar bien, no solo en los problemas del día a día, e incluso para poder darle la vuelta a la cotidianidad, hombres y mujeres necesitamos saber que tenemos un mínimo resuelto. Pensar no es un lujo, pero en una sociedad donde necesitamos de tanto y tenemos tanto, pensar lleva mérito aunque sean ideas sueltas y difusas.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s