Darfur: los caballos del Diablo

Con el objetivo de aminorar a las tribus oriundas de Darfur, el gobierno de Sudán comenzó a abastecer armamento e impunidad total a tribus árabes en el Norte de la región. Uno de los líderes de los llamados janjaweed, Musa Hilal, afirmó en una entrevista a Daily Telegraph que “somos nosotros los que estamos luchando contra los janjaweed” en clara referencia a las tribus que se alzaban por mejoras en la zona. Pero ha quedado latente que la destrucción de aldeas, violaciones en masa e incluso matanza de niños, ha sido obra de Hilal quien ha expresado en otras ocasiones que “no tememos a los medios, a la prensa, ni a los intrusos extranjeros”. (Flint y De Waal, 2005) 

“Janjaweed” es un término que se utiliza habitualmente en Chad como sinónimo de “bandido”. Su fonética tiene ecos que explican ese significado: Jinn es una palabra que se emplea en árabe para referirse al diablo, y jalad significa “caballo” en esa lengua. Algunos semiólogos apuntan que el término tiene asimismo resonancias de la letra “G”, en alusión a los rifles G3, populares en Wadai y Darfur.” (Masegosa, 2008) 

Uno de los indicativos reales del apoyo del gobierno a los janjaweed es la prosperidad que ha experimentado la zona donde se asentó desde 1996 Musa Hilal con sus tropas. La ciudad de Misteriha se encuentra custodiada desde entonces por patrullas del ejército, con una carretera asfaltada y una gran vida interior que incluye edificios, casas de huéspedes, pista para helicópteros, una gran mezquita y planes de suministro eléctrico. (Flint y De Waal, 2005). El objetivo del gobierno ha sido reducir la situación de Darfur a un conflicto entre tribus y evitar abrir otro frente de batalla en el país, así se centrarían en el sur de Sudán y dejaban a Hilal el control de la zona

Los janjaweed están formados en su mayoría por la tribu árabe nómada abbala rizeigat, durante siglos dedicados a recorrer Darfur con sus camellos de un lado para el otro, de hecho también son conocidos por los camelleros. Si el control de Darfur era imposible, controlar a una tribu que no tenía sitio fijo se volvía una misión imposible que ni durante el gran sultanato, ni luego los ingleses pudieron tener en su poder. De hecho entre sus filas no había ningún título reconocible hasta que los británicos designaron para el cargo de nazir a Ibrahim Musa Madibu, pero como era de otra tribu de camelleros, los baggara rizeigat, los otros seguían sin un jefe claro. 
En 1925 intentaron que mediante un congreso entre los abbala rizeigat se eligiera un nazir y así asentar a esta tribu en unas tierras, pero el intento fracasó porque uno de los candidatos apoyaba a los británicos. Al no estar claro entre las demás tribus de Darfur el estatuto de los abbala, los conflictos con todas las demás se hacía cada vez más creciente y si durante unas décadas se acogían por los fur o masalit, ya no construían ni pozos de agua en el camino de los camelleros por temor a que se apoderaran de las tierras. 

“Si los camelleros rizeigat hubiesen ganado el nazirato, podrían haber obtenido una extensa área de pastos al norte de Jartum como tierras natales tribales, finalizando una búsqueda prolongada durante siglos”. (Flint y De Waal, 2005) 

Precisamente el padre de Musa Hilal, Hilal Mohamed Abdalla, obtuvo el poder en 1984 y aunque fue uno de los jeques de los rizeigat, nunca llegó a alcanzar su nazirato. Desde 1973 los rizeigat se establecieron por Aamo, cerca de otras aldeas árabes, con las cuales tendrían constantes enfrentamientos por las tierras. En 1995 el gobierno de Jartum les concedió un amir a los rizeigat y otras cinco tribus árabes para minimizar a los fur. Justo un año antes había dividido Darfur en tres regiones con un jefe árabe en cada una de ellas. 
Lo que durante siglos se había llamado Darfur en clara alusión a dicha tribu, ahora era Darfur Occidental, Darfur Meridional y Darfur Septentrional. Con los árabes en los cargos públicos y los janjaweed en el mando militar de la región, frases como “Somos los señores de esta tierra” o “Vosotros los negros aquí no tenéis ningún derecho… Nosotros somos el pueblo originario” se oían entre los soldados y líderes bandidos cuando atacaban las aldeas.

Darfur está muriendo, es un juego de la MTV lanzado en 2008 para concienciar sobre el genocidio

NOTA: Este reportaje sobre Darfur ha sido realizada por Laura Campos Cervera, Laura Vivero León y un servidor para la asignatura Periodismo Político y Económico. Nuestras principales fuentes han sido los libros Darfur: historia breve de una larga guerra de Julie Flint y Alex de Waal y Darfur: Coordenadas de un desastre de Alberto Masegosa.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s