Más sombras que luces

La política española lleva meses que no sale de una para entrar en otra. A un caso de corrupción le sucede otro con la misma facilidad que cambiamos de canal en la tele, y como no estemos atentos a la actualidad se nos quedan otros en el tintero. Aquel que dijo que Juego de Tronos es una serie estupenda para entender el mundo de la política, es porque no ha vivido en España, donde quien menos te lo esperas está involucrado e incluso no en una trama, sino en dos o más. Los pulpos no tienen límites. 
La manga ancha ya no solo queda impune con los bancos que no fueron capaces de responder a la crisis y ahí siguen muertos de la risa repartiendo tarjetas black a consejeros y políticos de partidos políticos sin distinción de color, ni ideología; mientras el dinero de familias y ahorradores continúan congelados, casi igual que las cuentas opacas en Suiza, ambos con posibilidad cero de regresar a sus dueños reales. Los partidos políticos protagonizan cada semana un caso nuevo de corrupción para hastío y repugnancia de la ciudadanía que ya no se traga el cuento de regeneración democrática repetido hasta el cansancio por el gobierno en el poder, del Partido Popular, y apoyado en contadas ocasiones por la oposición
Nadie se libra de llevarse algo al bolsillo en España, si nos ponemos cínicos como la mayoría que no se da cuenta que están en su puesto por votación de los ciudadanos, aunque con un familiar adentro van todos atrás, más de uno hubiera hecho lo mismo. Si tienes cerca dinero para utilizar a tu antojo, dietas desmedidas, tarjetas de crédito con un fondo interminable ¿a que más de uno hubiera hecho lo mismo? Pero claro, al ciudadano medio no hay porque exigirle la integridad de quienes se presuponen personas dignas para defender nuestros derechos y el dinero de todos. A quienes caminamos sin tarjeta black nos cogen robando lo más mínimo y los años de cárcel no nos lo quitan nadie. Será que no tenemos tantos amigos por allá arriba o mejor dicho tantos que han hecho algo parecido por allá arriba. 
En tanto los juicios a ciudadanos comunes van rápidos, los que involucran a políticos y tramas corruptas se demoran años y años y años y modelos de la jueza Alaya para aquí y otro para allá y por supuesto los responsables de los ERE en Andalucía, un considerable número del PSOE andaluz y hasta sindicalistas, espera tranquilamente desde su casa, porque se demoran el tiempo justo para que el delito prescriba. Qué si señor mío, robar dinero de las administraciones públicas prescribe y verlo de nuevo es de películas de ciencia ficción.
Las cifras de la corrupción. FOTO: Spanish Revolution
Mientras tanto de un bando y del otro, PP y PSOE, los dos bastiones de la democracia española, exigen más contundencia en los casos de corrupción, menos impunidad. Aunque eso sí, si a algún juez se le ocurre dar prisas como Elpidio Silva contra un “banquero honesto” como Miguel Blesa, de esos que ya están involucrados en más de una trama corrupta, siempre vendrá otro juez que le corte las alas, lo saque del juego y “afuera que España tiene sus ritmos”, va a venir usted a cambiarlos así como así.
Quizás por esa razón los nervios con Podemos, un partido que como explicó en una ocasión Pepa Bueno es fruto de aquellas asambleas en plazas públicas más conocidas como 15-M y que los medios no supieron ver, están ahora poniendo patas arriba al bipartidismo en España y dejando en mínimo a formaciones pequeñas como Unión Progreso y Democracia (UPyD) o Izquierda Unida (IU) que no han sabido desdoblar sus discursos de lo establecido y enfrentarse cara a cara, con propuesta reivindicadoras a un sistema político que da sus últimos coletazos como pez fuera del agua, al descubrirse en el charco hediondo desde donde predicaban
Los medios hablan de ira ciudadana, pero si en verdad hubiera tal ira en la ciudadanía los escraches se estuvieran repitiendo en la sede de los partidos políticos y no es así. Los ciudadanos y ciudadanas están cansados de que se diga tanto y se haga tan poco para su bienestar, cuando quienes hacen política engrosan sus cuentas, y después tienen la cara de decir que no lo hacen por dinero. ¿En serio?
Quienes vivimos en España estamos cansados de que lo rojo y lo azul sea lo mismo, incluso de que se pasen más tiempo en esas divisiones mentales y de colores mientras hay gente que aun siente la crisis día a día. Si hay algo que me creo de las encuestas a un año de las elecciones es el absentismo de los votantes, la gente ya no cree ni en el voto cada cuatro años, símbolo indiscutible de democracia. ¿Para qué si al final harán lo que les plazca? O mejor dicho, si es cada cuatro años y llevamos tantos entre la paloma y la flor ¿por qué no probar con Podemos? Más de lo que hemos perdido, no creo que sea posible.
NOTA: Los enlaces de este post están dirigidos a eldiario.es porque no apoya el Canon AEDE, aunque haya informaciones que en su génesis estén en medios que sí lo hacen. 

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s