Gracias Cachita

La Virgen de la Caridad del Cobre, celebra hoy su día como puente absoluto entre los cubanos. Sin importar de dónde venimos, hacia dónde vamos, qué religión profesamos o ideología política, ella está ahí desde el siglo XVII para todos los cubanos y cubanas, como la madre absoluta y protectora que nos mantiene bajo su velo, hasta en las peores condiciones. 

Su hallazgo en plena Bahía de Nipe, en el oriente cubano, por unos pescadores que estaban recogiendo sal, tal vez ha marcado el destino balsero de muchas generaciones del país, impulsadas a cambiar de vida cruzando el Estrecho de la Florida. Aunque ciertamente todos los países que sólo tienen agua a su alrededor están marcados por la desgracia del mar y la oportunidad que da navegar hasta buen puerto. Igual que hiciera aquella imagen encontrada por un negro esclavo y dos indios hermanos, quienes hoy la acompañan a sus pies en la representación. 

“Yo soy la Virgen de la Caridad”, contó en su momento el negro Juan Moreno en una documento que se encuentra hoy en el Archivo de Indias de Sevilla, algún día tendré que verlo con mis propios ojos. Pero más allá de leyendas e historias, la Patrona de Cuba ha sabido aunar las voluntades de todos los habitantes de esta ínsula en momentos críticos como las guerras, y más recientemente en el mal llamado Período Especial, que de eso solo tuvo el nombre, e incluso ahora en un momento en que la isla necesita abrir más las entendederas de quienes creen en ella y en un futuro que no solo pase por sus habitantes, sino por sus miles de hijos viviendo fuera de la tierra. 

En 2012 justo cuando se cumplieron 400 años del hallazgo de la imagen, Cachita, como llaman cariñosamente a la Virgen de la Caridad del Cobre, recorrió toda Cuba y a su encuentro salieron todos los ciudadanos para agradecerle tantas fuerzas y aguante que le ha dado a cada uno. Entonces no estaba ya en Playa Baracoa por donde pasó, pero para el año siguiente quien sabe si pueda ir a verla a su Santuario en Santiago de Cuba. Le debo la visita, de esas obligatorias para quienes creemos que hace falta creer en muchas cosas para sobrevivir en este mundo nuestro donde las alegrías vienen en contadas ocasiones y las frustraciones las regalan en cada esquina

Felicidades Cachita, gracias por todo.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s