Mi niña

Recién terminado un reportaje sobre los animales de compañía en la sociedad actual, oigo desde mi cuarto de estudio a una señora decir lo siguiente: 
-El otro día me preguntó un hombre cuántos hijos tenía. Dos, le dije, uno de 20 años y la otra de 5. Ay, si tiene una niñita, felicidades. Sí, una niñita de cinco kilos, esta niñita que ves aquí -lo dice en alusión a la perra que revoloteaba alrededor de ella y sus oyentes-, pero por qué le dice niña, si es una perra, agrega la señora. Ja, como si no fuera mi niñita lo más bonito del mundo, es mi niña, no mi perra, por eso le compro vestidos, gomillas y cualquier cosa que quiera y la haga feliz. ¿A qué es guapa?
Todo esto me vino a confirmar que lo descrito por mí y mis compañeras sobre los animales de compañía en la actualidad, no es una cuestión aislada, sino que hay mucha gente que quiere a sus perros como a hijos, amigos e incluso a la pareja. No es un problema, sólo un nuevo fenómeno digno de estudio, como mi capacidad de oír todo lo que pasa alredor de mi ventana, aunque ya tengo asumido que soy un chismoso. La de cosas que uno oye, nos vemos. 

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s