Gabo, déjanos un poco de tu magia

Gabriel García Márquez ha dicho adiós desde México, otro grande que nos abandona en plena época donde todo vale y el realismo es tan crudo, que la magia no parece parte de este mundo. 

A través de Twitter me enteré de su muerte, como reza uno de sus tantos best sellers: crónica de una muerte anunciada. Hijo de las antiguas redacciones donde todo era un hervidero de ideas, el colombiano nos deja en plena re-evolución del periodismo: las redes sociales son las nuevas redacciones, la tecnología se cuela en toda nuestra vida e incluso sus libros han abandonado el papel por la pantalla. 

El desenlace ha sido el esperado, se sabía que algún día el Gabo pasaría al otro lado, a algo más, algo difícil para este hombre, este periodista-escritor, que fue un mito en vida. Sus letras han inspirado a más de una generación y son de obligada lectura para perderse en otros lares, en su imaginario Macondo, en su natal Colombia, símbolo de esa región convulsa que hoy se alza gracias a hombres como él. No sólo creo el realismo mágico, logró desde cada tribuna poner a América Latina en el firmamento. 

Para algunos se nos va el mentor, el ejemplo, la cumbre del periodismo y la escritura latinoamericana, una guía a la cual aspiramos quienes estudiamos Periodismo, pero sólo con ser un poco de lo que Gabriel García Márquez fue, nos damos por satisfechos. Amado, odiado, tildado de apoyar a dictadores, siempre fue consecuentes con sus ideas y donde veía justicia-humanidad, ahí tendía la mano amiga y el mayor de los respetos. 

La vida hoy se ve distinta gracias al Gabo, cada libro suyo es un descubrimiento delicioso de la grandeza de los pueblos de América Latina y de la riqueza infinita de la lengua española. El periodismo, y quienes estamos en este camino, agradecemos sus lecciones y yo particularmente, me quedaré con unas ganas inmensas de uno de sus cursos sobre cuento, pero ahí queda su Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano en Colombia, algún día haré la visita. 

Gracias Gabo. Descansa en paz.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s