Ébano de Ryszard Kapuściński

El polaco Kapuściński narra en primera persona todas sus aventuras por distintos países de África en este libro que podemos considerar como una crónica, no sólo de viaje porque sería reducir su profundo análisis sociológico de los pueblos africanos a los sitios donde residía. Ébano va más allá del primer encuentro con una cultura extraña, da todos los matices posibles de los africanos, siempre teniendo como referente la cultura occidental del autor y por supuesto a nosotros los lectores.

Kapuściński no sólo narra lo que sucede cuando él está presente, se recrea en numerosas historias de sus conocidos durante el viaje. El carácter ameno y creativo del reportaje puede ser utilizado por los cronistas, así enlaza la historia principal con otras de antaño, incluso de animales como la del elefante, para darle una mayor dimensión a las diversas culturas africanas. De manera directa, personal y sin tapujos narra los sucesos por supuesto con el dominio propio de un lenguaje más allá del básico o coloquial.


El hilo conductor de la historia es el mismo escritor, quien utiliza características de otros géneros informativos como pueden ser la entrevista o incluso el reportaje. Su opinión juega un papel fundamental en el texto y de hecho no oculta lo que piensa de cuánto sucede a su alrededor. Las crónicas siempre dan el máximo valor a las vivencias del periodista así podemos enterarnos de detalles como la manera de vivir de algunas familias o cómo sufrió la malaria.

La experiencia de primera mano y continuada del autor, dotan a la crónica de un material sólo comparable con vivir el suceso. Kapuściński nos descubre África al tiempo que se despoja de cuánto le han dicho de esas tierras, por momentos extrañas tanto para él y mucho más para nosotros. Su testimonio es traducido a través de numerosos adjetivos, símiles, comparaciones, no escatima en recursos lingüísticos y estilísticos para trasladarnos al momento exacto o cómo se sentía en el sitio.

Ébano está narrado en primera persona, si bien las crónicas se suelen escribir en tercera persona, la implicación directa del autor da más valor a lo narrado. Sus capítulos divididos en pequeños escritos a su vez, hacen fácil su lectura e incluso podría decirse que puede ser una publicación periódica en algún medio de comunicación. 

Kapuściński era corresponsal de un medio de su país natal, así que estas crónicas las podemos considerar como de enviado especial. No obstante, su carácter casi de diario personal, a veces se refería que no tenía tiempo para escribir trabajos para la redacción central, nos puntualizan que son escritos con anterioridad, con mucho más libertad que la supuesta que dan los diarios o cualquier otro medio.

Ébano desmonta el gran mito de una sola África, nos acerca con precisión, a veces escabrosa, la vida en general de quienes, mitificados por su piel, siguen orgullosos por una tierra saqueada y simplificada. Después de su lectura, sólo me queda preguntarme: ¿acaso podré escribir algo original algún día?

MÁS INFO:
en la editorial Anagrama que publica las obras de Ryszard Kapuściński
– entrevista a Ryszard Kapuściński en el programa Negro sobre Blanco de TVE por Fernando Sánchez Dragó disponible en YouTube

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s