15M ¿a más o a menos?

Hace dos años en España estallaba un movimiento social que parecía el inicio del fin: el despertar de una generación dormida y un país que ve cada día sus derechos recortados al por mayor y el fin de una democracia – incluso de la hoy maltrecha monarquía -, donde sólo se representan a los políticos y sus intereses y bien poco al pueblo en general.

Plaza del Sol, convertida en Solución durante el 15M 2011

El 15M marcó un hito de esperanza en un país marcado por los vaivenes políticos de dos partidos que al final, sin importar si son rojos o azules, hacen las mismas trastadas en detrimento de los ciudadanos: más paro, menos inversión en salud y educación, más representantes envueltos en casos de corrupción, menos respuesta ante la justicia, más dinero para los bancos, menos para obras sociales, incluso para las carreteras españolas, uno de los grandes orgullos de estas tierras que hoy se cruza con miles de baches.


La revolución del 15M estallaba meses después de que en Medio Oriente sus ciudadanos salieran a las calles para exigir sus derechos, con el beneplácito desde el primer instante de los medios de comunicación occidental y casi todos los llamados países desarrollados de esta parte del mundo. Sin embargo, a los del 15M se les pasó por encima, como si no estuviera ocurriendo nada y fue sólo a través de las redes sociales y cuando The Washington Post llevó a portada las manifestaciones en la Puerta del Sol(-ución), que todos los medios empezaron a fijarse en profundidad de cuánto, cómo y por qué ocurrían esas protestas.

Desde su posición privilegiada los medios públicos y privados de España comenzaron a analizar a esos jóvenes “raritos”, “perroflautas”, que llenaban en un primer momento la céntrica Plaza del Sol madrileña y  luego las principales plazas de otras provincias y pueblos. Pocos se metieron en el meollo de la cuestión y no se dejaron cegar por sus prejuicios y estatus establecidos, casi todos criticaron con fiereza, con mano de hierro, a quienes no les bastaba con la democracia establecida en este país y daban soluciones a una crisis de la que aún tratamos de salir ilesos la gran mayoría.

Puntos de información 15M Plaza del Sol, Madrid 2011

El 15M se declaraba apolítico, aconfesional, democrático; llevó a su mínima expresión –máxima creo yo- la definición de democracia, como nos enseñaron hacían los griegos en clase: en una plaza se oía a todos para tomar decisiones de acuerdo con la mayoría y no porque lo decidan unos señores y señoras que se pasan el día sentados en el Congreso e inauguran de vez en cuando alguna obra, como si de caridad se tratara. Aunque en la Grecia antigua eran los filósofos quienes tenían derecho a debatir y no cualquier ciudadano, supongo que en eso también nos hemos engañado.


A estos jóvenes del 15M no los oyó ninguno de los políticos en España, eso lo tengo bien claro, y si alguno se quiso acercar, tuvo dificultades para llegar a esas masas en las plazas, que no querían tener nada que ver con quienes, hasta ese momento, habían llevado a España a estas condiciones. Los políticos echaron la vista hacia otro lado, mientras en las calles hombres y mujeres ideaban una nación mejor que se ha quedado en palabras y aplausos de sordos. La estrategia era sencilla, si no hablamos de ellos, es como si no existieran y así las declaraciones fueron a menos, la prima de riesgo fue a más y las acciones del 15M se dispersaron por la web como las de miles de ONG que llevan años, cada una por su cuenta, tratando de hacer y ser el cambio definitivo.

Tal vez ahí está el error del 15M, como de muchas otras plataformas de participación ciudadana: trabajan por separado, como si todos no tuvieran un mismo objetivo: cambiar, y se olvidan de frases tan básicas como “en la unión está la fuerza”. Sindicatos, partidos minoritarios, ONG, hasta la disidencia en Cuba, tienen pequeñas estructuras creadas, que no dan su brazo a torcer para unirse en una única formación capaz de cambiar con ideas y acciones tangibles, los errores de dirigentes y su impunidad. El 15M declaró que no tenía ningún líder y entre tantos portavoces se fue perdiendo la marea humana que en un inicio salió a las calles exigiendo mayor cambio en este país que se va a la mi… perdón, a Europa.

Cartel 15M 2011 España

En España hoy cientos de asociaciones exigen por separado lo que en las plazas el 15M quería poner en común: acabar con los desahucios, las privatizaciones de la sanidad y la educación pública, juzgar a los responsables de la crisis económica, mayores sanciones para políticos corruptos, mejoras para la inserción laboral de los jóvenes, que sin más remedio cogen sus maletas y abandonan este país. Algunos de aquellos jóvenes han acabado en partidos políticos para tratar de hacer lo que en las calles se quedaban en ideas, a veces las ideas no mueven el mundo, pero sí lo sacuden un poco.


Con el 15M esperaba un cambio de rumbo en este país, pero los políticos perdieron su momento de mirar más a la calle y entrar en contacto con la realidad que agobia a los ciudadanos que, supuestamente, representan. Las ansias de cambio de esos jóvenes, y toda una generación marcada por esta crisis, aún siguen presente. Si el 15 de mayo de 2011 estalló de manera pacífica, en un futuro no imagino cómo lo hará, esperemos no sea con violencia, y se haga con cazuelas como en Islandia o si prefieren con castañuelas; pero llegará el momento en que no se pueda más entre subidas de IVA y recortes de salarios, entre bancos rescatados y negocios cerrados, entre familias separadas y ricos cada vez más ricos.

Como me dijera un profesor: “el sistema capitalista no está en crisis, en crisis estamos nosotros, la clase trabajadora, la mayoría”. El 15M fue un impulso, pero España precisa más, mucho más.  
Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s