Periodismo porque sí

Ante la actual situación de la prensa en España y Latinoamérica, muchos nos cuestionamos qué hacemos estudiando una de las profesiones más afectadas por la crisis económica a ambos lados del Atlántico. No pasa un mes sin oír de nuevos despidos en medios españoles, cientos de periodistas a las calles y otros más en las aulas formándose para engrosar las filas del periodismo o bien las del paro. 
El más reciente bombazo al Periodismo nos llega desde la Radio Televisión Valenciana, donde despidieron -a tono con las nuevas tecnologías- a unas 843 personas por e-mail. La sensibilidad ante estas situaciones, consideradas por Periodistas por el Mundo como una de las principales “trabas al progreso y mejora de la profesión”, se ha perdido entre los responsables de los medios. 
Desde esta red social, Periodistas por el Mundo, arrojan un poco de esperanza con el I Estudio “El Estado de Periodismo Iberoamericano”. Y cuando digo poco, es poco, pues para la gran mayoría de los encuestados la situación de la prensa es mala o muy mala, no hay que estar en este mundillo para saber cuanto de arriesgado tiene ser periodista en un mercado laboral donde sobran los medios y con la irrupción de Internet cada día surgen alternativas a la información. 
Precisamente, en los medios online es donde se espera crezca más el periodismo. Gracias a Internet, aunque los más tradicionalistas lo sigan viendo como quien lleva la “Inquisición del papel”, los periodistas despedidos de diarios como Público, han podido crear espacios para la información veraz y un tratamiento informativo distante de los periódicos dependientes económicamente en España. Si bien el periodismo está para vigilar a los otros poderes, en los últimos años se ha dejado embaucar por sus patrocinadores con interés poco ético. 
Internet ha supuesto una vía de escape, un caudal inagotable de creación para quienes no pertenecen a medios de prensa y quieren seguir en la búsqueda incansable de la verdad. El gran afectado de esta revolución tecnológica son los impresos que ven como sus lectores son cada vez menos e incluso sus ganancias online superan a las físicas. No hay nada más cierto que una cosa lleva a la otra y en este caso el periodismo va de una crisis en otra pues ante tanta información en Internet, ¿cuál será el modelo para rescatar la buena prensa y mantener a los periodistas?
En este escenario 2.0 del periodismo donde los periodistas, es triste decirlo, sobramos, el periodismo ciudadano ha adquirido un auge impresionante gracias a “redes sociales como Twitter e Instagram” según señalan en el estudio. Contrario a lo que podamos pensar, estas maneras de hacer periodismo no son mal vistas por los profesionales de la información, yo como estudiante considero que aportan más prismas al panorama informativo impuesto diariamente por los medios occidentales. 
“Remuneración insuficiente, inestabilidad laboral, servilismo con el poder, coacciones a la libertad de prensa, crisis publicitaria, ausencia de ética e intrusismo profesional”, son según esta encuesta los principales males del periodismo actual. 
No pretendo terminar con un discurso motivador, así está el periodismo y así lo ven quienes lo ejercen de una manera y otra, esto ya no es una profesión para quienes quieren fama y dinero. Sigo en el Periodismo porque sí, tal vez porque me gusta llevar la contraria, nos vemos. 
Anuncios

1 Comment

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s