2013

Comienza este nuevo año y la duda me invade como cada enero ¿cuál será el pretexto ahora para no hacer nada? O como he oído por acá ¿qué filón sacará este año la industria del entretenimiento? Demás está decir que pasó el 21 de diciembre de 2012 y aquí estamos vivitos y coleando, sin tanto desastre como auguraron algunos.

Este año las tiene todas para ganarse un hueco entre los supersticiosos. El 13 es el número más mal visto en muchísimos sitios, todavía recuerdo un reality show que decía 12+1. Y en el avión que crucé el Atántico, en un boing, ya casi de museo, faltaban los asientos 13, a esas alturas se acrecientan las “malas”-creencias y tampoco desdibujar un gato entre las nubes ayuda mucho.

Hasta en el cine se asocia con películas de terror ¿se acuerdan de 13 Fantasmas? En muchos hoteles también se olvidan del 13 y saltan del 12 al 14, como si fuera la mascota vieja y fea que nadie quiere enseñar.

Busquen por ahí una foto de cuando tenían 13 años y entonces verán lo horroroso que estábamos, es la edad de crecer, estirar, salir el acné juvenil y empezar un nuevo ciclo en la vida que vivimos sí, pero con más supersticiones en la cabeza que con los pies en la tierra. Maldita adolescencia o mejor: malditos 13.

2013, el pobre.

No obstante, en la bolita cubana –esa lotería que se sigue jugando aunque esté prohibida- el 13 significa chulo y a algunos les encantan serlo y se sienten orgullosos de que así le digan. Aquí cada cual con su locura, si de todas formas siempre saldrá un advenedizo con sus predicciones buenas y malas para cada año.

Si por el gobierno español fuera saltáramos directamente del 2013 al 2014, fecha supuesta para que se mejore la economía, ojalá se equivoquen como en tantas otras cosas y los nuevos aires comiencen pronto.

Aquí en Cuba la gente está esperando el 14, no el 2014, si no el 14 de enero para la entrada en vigor de las nuevas leyes sobre política migratoria que dejarán viajar a más de uno con el mismo estatus que cualquier ciudadano del mundo. Ahora a esperar las visas, como… 

2013 ya está aquí, allá y acullá. Las nuevas metas llegan con el año que sea, aunque esté rodeado de supersticiones. Sólo esperemos tener la fuerza y determinación para acometer cuánto nos hemos propuestos para estos nuevos doce meses.

La copa media vacía o media llena depende de nosotros y no de ningún año sea la combinación que sea. Nos vemos y… feliz 2013. 

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s