Conquistador

Tenía arena, un cubo y una pala, pero ninguna gana de hacer castillos. El mar se antojaba infinito para solo quedarme en la orilla. 
Mire alrededor y nadie vigilaba, era mi oportunidad de conquistar los mares como un bucanero, un pirata de muy mala leche que no entendía de leyes, profundidades, ni compromisos. Era ahora o nunca.
Definitivamente ahora. Allá fui, toque el agua con mis pies descalzos, nadie detendría jamas a este joven pirata. El mundo era mío y solo mío. Logré meterme hasta la cintura y entonces:
-¡Alberto, ven pa´ca! Estás muy chico pa´estas gracias. Ahora te bañas con mamá.
Con solo 5 años me quería comer el mundo ¿y tú?
P.D. 2 horas de vuelo de Sevilla a París dan para muchas cosas: leer, dormir un rato, jugar y escribir estas líneas por tentación de una revista, nos vemos 😉

Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s