De social a antisocial

Desde 2009 descubrí Facebook y otras páginas web donde podías contactar con amigos, bien conocidos en la vida real o simplemente personas dispuestas a compartir un poco de su tiempo contigo. He conocido muy buena gente, abierta, sincera, que pueden estar ahí cuando necesitas un cálido HOLA del otro lado de la pantalla fría de tu ordenador.
redes sociales

Entonces no tenía ni idea de la llamada web 2.0, pero con el tiempo fueron extendiéndose páginas como Twitter y otras muchas, redefiniendo a otras como hi5, myspace que brillaron en su tiempo. También tuve hi5, sigo con myspace sin entrar casi nunca y así me sucede con Tuenti, Friendfeed, LinkedIN, hasta con el nuevo Google+.

Por poco llego a los 10, me quedé en 8, pero se puede con otros servicios nuevos como Foursquare, Pinterest y si sigo no tengo para cuando acabar, cada día surge una web nueva para tenernos enganchados las 25 horas que no tiene el día. 
No estoy en contra de las redes sociales, quienes me siguen en Twitter o por Facebook sabrán que aprecio muchísimo a mis ciber-amigos y trato de escribir todos los días en las redes sociales. Pero cuando son más que uno mismo, se nos hace imposible y empezamos a recibir notificaciones como LLEVAS 30 DÍAS SIN ESCRIBIR NADA, ¿HABRÁS HECHO ALGO? 
Y sí, he hecho, pero no tengo la cabeza para ponerlo en todos lados.
El otro día reventé al utilizar por primera vez Pinterest, una excelente herramienta para quienes tenemos blog o escribimos, leemos y queremos hacer nuestra biblioteca virtual catalogada por temáticas o autor. Me gustó muchísimo, pero cuando estuve 3 horas sentado, pendiente del Twitter, el Facebook y el espíritu 2.0, caí en la atroz pérdida de tiempo y vida social con las redes sociales.
Vale que el creador de Facebook, Marc Zuckerberg, haya sido un freak antisocial -como refleja la película La red social-, Marc no es amigo mío y no puedo decir nada de primera mano, eso sí a muchos nos encantaría descubrir la gallina de los huevos de oro como hizo él, pero no es el caso. 
Así pasamos horas sin hacer nada, atrapados en la burbuja virtual de las redes sociales, echando a un lado las relaciones físicas con amigos, compañeros e incluso vecinos, a quienes saludamos más por Twitter o sabemos de ellos por su perfil y fotos. Perdemos la capacidad de felicitarlos en persona, por el teléfono: el contacto humano parece imposible ante la rapidez de Internet.

No obstante, siempre deberíamos sacar un tiempo para ver a quienes tenemos cerca, a esos amigos de verdad que a veces con el ajetreo de la vida se nos olvida llamar o dejarle un sms. Con quienes están lejos la cosa es distinta, para eso existe Facebook, Tuenti o cualquier otra de tu agrado, opciones tenemos.

Las redes sociales son una herramienta más para facilitarnos el contacto con nuestros amigos o conocidos, personas con intereses comunes que podemos estar a kilómetros de distancia, pero que compartimos la misma visión del mundo o parecida, sería una sinfonía muy aburrida si todos habláramos lo mismo.

Seamos conscientes de su fuerza para estrechar puentes. Seamos sociables amigos, tanto dentro como fuera de las redes.

Y tú ¿qué piensas de las redes sociales?

Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s