José Martí

Este 28 de enero los cubanos celebramos el natalicio de José Julián Martí Pérez, Apóstol cubano, inspirador de las obras en mi tierra hace más de un siglo. No solo la estatua que culmina la Plaza de la Revolución o el nombre del Aeropuerto de La Habana, sino un hombre con una obra tan prolífera que tanto quienes están en Cuba o fuera de la isla creen en su palabra, por encima de cualquier diferencia política.

Los cubanos no aprendemos a decir José Martí primero, porque nuestros padres son insustituibles, pero desde niños nos están hablando de este pequeño hombre físicamente, eso sí con una grandeza en la escritura que asombra al más incrédulo.Si hubiera vivido hoy tal vez fuera imposible recoger su obra en los más de veinte tomos que se encuentra impresa.

Cuando me acerqué al periodismo, descubrí un Martí periodista que me impresionó desde el primer instante, antes lo había leído, pero la intensidad de su verbo solo la pude comprender a determinada edad. Antes leía sus poemas o La Edad de Oro, libro que me motivó hace unos años a escribirle la clásica carta de un niño cubano a José Martí.

Hoy comparto esta carta con ustedes, pero seguiremos hasta el 2013 compartiendo escritos de José Martí, pues será entonces cuando se cumplan 160 años del nacimiento de este gran cubano.

Mi gran amigo Martí:

Desde que descubrí el mundo a través de su libro y como usted mismo dices de todos los niños de América, me siento todos los días con ganas de aprender más sobre lo que me rodea. Es tanta la curiosidad despertada por La Edad de Oro que me he vuelto un preguntón, a cada rato los mayores me regañan o me mandan a callar, ¿los niños no tenemos derecho a preguntar?

Si vieras Martí cómo ha cambiado el mundo. Ya no es el mismo que describes, la vida no es tan simple aunque nunca lo ha sido.

Con el desarrollo de la electricidad, la vivienda, las comunicaciones y la ciencia, los hombres han cambiado mucho. Ya no hay tanta pertenencia con el pasado aunque sí cantidad de conocimiento. Es triste como nos hemos olvidado de que existimos gracias a personas que nos antecedieron con acciones e ideas brillantes así como las suyas Maestro.

Es cierto que estamos muy desarrollados, tendría que verlo usted mismo. Hay cosas asombrosas: el hombre llegó a la Luna como un ave reposa en su nido, investigamos las profundidades del mar igual de fácil que Newton descubrió la Ley de gravedad por la caída de una manzana. Eso lo aprendí en la escuela donde damos clases por televisión. La televisión es parecida al cine, pero más rápida, es una caja que le decimos televisor  y donde caben muchas personas que nos enseñan de todo. Ah!! Y también con muñequitos, son como tus historias, pero dibujadas, ¡cómo me gusta Nené Traviesa!

Todas esas maravillas y más ha inventado el hombre, pero también se ha vuelto más malo. Hay países donde los niños no van a la escuela, no tienen maestros que le enseñen, ni televisores para aprender y ver muñequitos. Es triste que algunos no tengan nombres, ni papás que les hagan cuentos como los míos me leen historietas. En África hay muchos niños con hambre, sin ropa y sin esperanza de vida; hasta en grandes países como los europeos y Estados Unidos hay niñitos así.

Y, sin embargo, cada año se gasta mucho dinero en las guerras. Mi papá me dijo un número larguísimo –que aún no doy en la escuela- de dólares que gastan en armas cuando con la mitad de ese número grandote se podría acabar con el hambre, la miseria y darle educación a todos los niños del mundo.

El mundo del siglo XXI no es tan justo como el siglo XIX, aunque la maldad siempre ha estado presente. Hoy las personas siguen siendo condenadas por sus ideas, al igual que sufriste en tu tiempo muchos cubanos siguen silenciados. Incluso hay cinco de los nuestros que están sufriendo prisión en los Estados Unidos, solo por defender a Cuba y velar por su seguridad.

Ojalá estuvieras Martí para ayudarnos con tus ideas, aunque por si no lo sabes en todos nuestros días y luchas estás presente por las verdades que nos enseñaste. Estás aquí entre los cubanos del siglo XXI.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s