Sevilla, ¿descansen en paz?

Por respeto a quienes tienen familiares en el Cementerio de Sevilla, la semana pasada publiqué las fotos con menos destrozos de este camposanto. Hoy no puedo prometer lo mismo pues me parece nefasto el estado de algunas, muchas tumbas sevillanas.
Desde que llegué a esta ciudad andaluza, tenía una visita pendiente al Cementerio, un destino tétrico dirán algunos. Pero es que en sitios como este, en el trato a nuestros difuntos, se pueden ver los valores de cualquier sociedad. Los desmanes en la Necrópolis de Colón de La Habana, no me hablaron muy bien de mi pueblo y los de Sevilla, tampoco.
Justificaciones pueden haber miles para el estado del Cementerio de Sevilla, sacar el problema de la crisis, sin dudas sería la mejor salida. Frase como: “..pero si no hay ni pa´los vivos”, podrían servir a quien no quiera ser consciente de la irresponsabilidad de algunos con sus difuntos. 
Un poco de pintura, visitar al menos una vez al mes el lecho donde descansan nuestros seres queridos, debería ser posible para cualquiera. Si en las iglesias constantemente hay misas para los difuntos, encargadas por familiares, tal vez los fieles difuntos descansarían en paz, al ver el cuidado de su sitio eterno.
En aquel post del Cementerio de Colón decía: “en la legislación funeraria y cementerial española primaba el carácter confesional católico hasta los años sesenta de la pasada centuria, fecha en la cual se empieza a respetar las nuevas religiones y rituales. Pese a ser una de las más adelantadas y antiguas en el orbe, en la actualidad se discute la eliminación del monopolio municipal de los servicios funerarios, lo cual ha convertido la muerte en otro negocio privado de la sociedad española.”
Pude confirmar en TVE que la muerte es todo un negocio. De hecho desde que nacen se contrata un seguro para pagar el funeral y todo lo relacionado. Hablamos que morirse sale a unos 3 000 euros, más o menos. Ahora si quieres que conserven una parte de tu cuerpo, el ADN o hasta la información digital que compartiste toda tu vida en Internet, las cifras pueden ser astronómicas.
Seguimos pagando dinero hasta después de muertos, pero más allá de la cuestión monetaria, la despreocupación de los vivos es lo triste de la historia. No solo de las familias en las parcelas privadas, si no también de las autoridades del Cementerio de San Fernando de Sevilla, la provincia, la autonomía y la nación. 
Todos tenemos las manos machadas al permitir estos descuidos. 
Con imágenes como estas sigo reiterando y no me canso de decirlo: “A mí que me incineren“. 

VEA EL ÁLBUM COMPLETO EN NUESTRO PÁGINA DE PICASA
EL PROGRAMA COMANDO ACTUALIDAD DE TVE ESTÁ TAMBIÉN DISPONIBLE EN SU TV A LA CARTA ONLINE
Anuncios

2 Comments

  1. muchas veces tiene su lógica. Tu te mueres, y de tu tumba cuida tu pareja, y tus hijos, como mucho tus nietos… ahí hay tumbas desde vete tu a saber que años. Mucha gente no ha tenido siquiera descendencia. ¿Quien cuida de ellos? nadie.

  2. una triste realidad Laura, pero debería ser una preocupación de todos y no solo de nuestros seres más queridos, al final son solo huesos, pero alguna vez fueron personas y forman parte de nuestra historia, esa que hay que cuidar como el mejor tesoro, si no todo queda en “tweets”, pequeñas realidades que corren con el viento y hay que rescatarlas

    gracias por el comentario, nos vemos

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s