Periodista todos los días

El 8 de septiembre es el Día Internacional del Periodismo en homenaje a la muerte de Julius Fucik en 1943. Hace dos años hice referencia a este gran periodista y hombre, así que en esta ocasión quiero compartir algunos apuntes sobre esta profesión.
Gracias a mi tutor en el diario cubano Juventud Rebelde, Luis Hernández Serrano aprendí algunas de las “facilidades temporales para construir el edificio de esta profesión”:
“Olfato periodístico, dedicación absoluta, buenas relaciones humanas, voluntad, inteligencia, alta autoestima (sin llegar a ser autosuficiente, ni pedante, ni engreído), respetuoso, entusiasta, buen redactor, aplicado, serio, responsable, disciplinado, organizado, puntual, y con sentido crítico ante lo mal hecho.”
Así mismo, apuntaba mi maestro que un buen periodista debe ser “receptivo a las instrucciones, alertas, indicaciones, sugerencias y enseñanzas de los periodistas más experimentados… además, de un buen amigo.”
“No se puede andar con vacilaciones ante las tareas periodísticas y no creerse cosas, como se dice hoy. Solo le recomiendo que siga convencido de que la práctica es esencial para llegar a cualquier meta.”
Aprovecho para decirle lo que mi padre me dijo siempre cuando yo le conté que alguien dudó de que yo podía algún día llegar a materializar mis deseos en la vida:
“Para alcanzar cualquier meta futura el ser humano necesita fundamentalmente tres cosas:
1) Saber lo que se quiere.
2) Desearlo como desea el aire el que se está ahogando.
3) Luchar por conseguirlo.
De mi época en Juventud Rebelde, guardo estos consejos de Luis Hernández Serrano como el mayor de los tesoros. Seguí sus consejos de hacer una biblioteca con mis trabajos publicados, hoy reunidos en este blog, y el orgullo de haber conocido a un hombre tan grande, entre los grandes del JR.
Si quieres ver la carta completa está disponible en mi página EL AUTOR.
Ahora los dejo con un fragmento de las noticias que lo hacen único:
Dos aviones remolcados en el aire
Cuba estuvo implicada en el primer remolque aéreo entre dos países y sobre el mar, audacia de tres pilotos norteamericanos realizada entre Miami y La Habana, hace 75 años
El remolque de dos planeadores atados a un aeroplano desde Miami, Florida, hasta La Habana y viceversa —primer vuelo de este tipo realizado en el mundo, entre dos países y sobre el mar— se realizó en 1935, hace 75 años.
La insólita hazaña —descrita a Juventud Rebelde por el capitán Rolando Marrón Duque de Estrada, historiador de la Aviación, como hecho recogido en un libro suyo al que da ahora los toques finales— consistió en una primera travesía que concluyó con el aterrizaje de los aparatos frente al Capitolio Nacional, en el kilómetro cero del país.
El acontecimiento ocurrió en medio de una abrumadora ovación del pueblo habanero, que desbordaba la Plaza de La Fraternidad, el Paseo del Prado, los parques de la ciudad y los espacios estratégicos sobre las azoteas de los edificios.
En ese Primer Tren Aéreo Internacional —como fue denominado— el aeroplano remolcador iba piloteado por el aviador Elwood Klein, acompañado por el pionero de nuestra aviación, Agustín Parlá Orduña, comisionado por el entonces secretario de Comunicaciones, Pelayo Cuervo Navarro, para que atendiera todo lo relacionado con la ejecución del arriesgado proyecto. (LEER NOTICIA COMPLETA)
Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s