¿Disidente yo?

Desde que estoy en la web, a mi blog han entrado por una cantidad de palabras en Google que enumerarla una a una sería imposible, de hecho la más curiosa que recuerdo es “sexualidad del escarabajo”, aquellos tiempos en que me identificaba con mis dos bichos: el Escarabajo y la Cigarra.

Hoy descubro para sorpresa mía, desagradable por más, que alguien ha entrado al blog buscando “disidente cubano alberto arego”. Parece mentira que por el solo hecho de haber dejado Cuba y estar estudiando en el extranjero, la gente piense que uno pasa a englosar la nada honrosa lista de la Disidencia Cubana.


Nunca me he involucrado con nadie de la disidencia, ni en Cuba y mucho menos ahora que estoy en España. Si para llenarme la barriga tengo que hablar mal de mi país, prefiero morir de hambre, antes de ensuciar mi boca con las falacias de los disidentes cubanos.

Con todo el respeto que se merecen, esas personas que piensan contrario a los principios de la Revolución cubana, reitero: JAMÁS HE SIDO DISIDENTE, NI LO SERÉ… Saldrá alguno diciendo que eso lo digo ahora con solo un año fuera de la isla, pero, ni aunque pasen diez años veré honroso despotricar de mi tierra, mi país, mi patria…

Si algo me dejó bien claro mi estancia por más de un año en el periódico Juventud Rebelde es que a Cuba se puede mirar con ojo crítico, pero nunca cayendo en el discurso repetitivo y gastado de la disidencia cubana… Hasta los 22 años estuve en la isla y nunca morí de hambre, ni dejé de ir a la escuela, ni renuncié a mis sueños de ser periodista o vi en peligro que alguien fuera a mi casa con una orden de desalojo.

En Cuba, con poco, tenemos seguro la vida en toda la extensión de la palabra… Unos con más y otros con menos, pero siempre somos iguales a los ojos de cualquiera y valemos por todo lo que podemos aportar a una sociedad con mucho por avanzar, lo sé… no obstante, tiene tantísimo que decir al mundo y no por gusto hay oídos receptores del ejemplo cubano.

Tal vez suene hipócrita este discurso pro-revolucionario ahora que vivo fuera, en Sevilla para ser más claro. Pero el hecho de haber salido de Cuba por motivos que yo solo sé, jamás por hablar mal, ni en contra del proyecto revolucionario, no significa que puedan ir poniéndome el cartel de DISIDENTE, como si todos los cubanos creyéramos o nos identificáramos con esa supuesta “vox populi”.

No quiero arremeter contra nadie, solo hago uso de mi derecho a expresarme para aquel o aquella que fuera o dentro de Cuba piensa que yo soy un disidente: CRASO ERROR… Hablar de Cuba hoy es más necesario que nunca, estén donde estén, yo lo seguiré haciendo y el que no le guste piense lo que quiera…

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s