8,312

Hace unas horas me he enterado de las notas de acceso a la universidad en España, selectividad como dicen aquí. Llevaba más de un mes en la agonía de no saber si estaba suspenso o aprobado, por suerte un 8,312 me da el margen suficiente para optar por la carrera de Periodismo en Sevilla.

Los que me conocen sabrán mi gran afición por el oficio o profesión de periodista, solo viendo el blog se darán cuenta, más de uno me ha dicho que se parece a un periódico, jejeje… para nada es mi intención parecerme a un periódico, si no creo que estos comentarios a propósito de eventos puntuales de mi vida no tuvieran cabida.

Todavía recuerdo como si fuera hoy cuando hice las pruebas de acceso a la universidad en Cuba, todo un día de exámenes desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde. En España también estuve más de nueves horas en un aula jugándome la carrera y mi futuro en unos exámenes que no miden el interés de la persona por los estudios…

Pero que se le va a hacer, seguimos padeciendo en cualquier educación del mal de los exámenes. No quiero ir en contra de los métodos oficiales de acceso a los centros educativos, para nada era mi interés con este escrito, a veces se me va la mano con ciertas ideas.

En La Habana escribí el mismo día de la prueba, ¿aunque no recuerdo si fue cuando me dieron la carrera?, una crónica que se perdió entre los libros y papeles de mi closet. Antes de venir a Sevilla lo busqué con sosiego, pero nunca lo he encontrado, al parecer hay historias que prefieren estar en el anonimato.

Aquí en Sevilla, ya con mi blog –que empecé en mi tierra-, con las notas en las manos y la esperanza certera de seguir estudiando Periodismo, no quiero extender este comentario porque créanme que tanta alegría no cabe en un post. Solo quiero reseñar algunas impresiones de aquel día de Mayo de 2011:

Cuando llegué a la sede de la UNED en Málaga para hacer la prueba de selectividad para extranjeros, un amigo que me acompañara reseñó con acierto: “Esto parece las Naciones Unidas”. Y no se equivocó allí habíamos personas de cualquier rincón del mundo: árabes, rusos, colombianos, mexicanos, rumanos, cubanos… al menos yo, y de otros muchos lugares que no podría decir.

Ciertamente no entablé conversación con ninguno, sobre todo por falta de tiempo… la hora y media de las cuatro pruebas con descansos de 45 minutos no daba espacio a platica alguna, a no ser las sabidas acotaciones del examen o el aula donde se realizaba.

Además, después de dejar “medio cerebro” en temas como Comentario de texto, Filosofía, Inglés y Literatura Universal en ese orden, no dejaba margen a casi nada… solo quería ver una cara conocida, lástima que no fuera mi mamá, pero tengo grandes amigos del lado de acá… por cierto aún conservo materiales de las pruebas de la selectividad para subir a la web y ayudar a otros que se presenten…

Ese día hoy queda un tanto difuso, con un sabor a la capital de Málaga que espero quitarme pronto, con la alegoría del pasado presente de mi experiencia en La Habana y un futuro por vivir en el Periodismo, en Sevilla, y en España…
Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s