Juan Pablo II de todos

El próximo 1ro de mayo, coincidiendo con el Día de los Trabajadores y aunque no sea tan relevante con mi cumpleaños, la Iglesia católica beatificará al papa Juan Pablo II, para mucho uno de los mejores en toda la historia de esta religión, sobretodo por su marcado interés en acercarse a los pueblos no solo por la palabra y la fe, sino en persona.
Para los cubanos, Karol Józef Wojtyla, más conocido como Juan Pablo II, no solo es el único pontífice que ha visitado la isla, sino el hombre que abrió una puerta más grande para las cuestionadas relaciones entre el Estado Cubano y la Santa Sede. 
A partir de 1998 en Cuba la religión católica, en los primeros años de la Revolución cubana en franco recelo con la causa de los rebeldes, volvió a jugar un papel activo en la sociedad de la isla. Muestra de ello es la liberación de los presos políticos por intervención de la Conferencia Episcopal en Cuba.
Desde que en 1959 se implantara el sistema comunista en Cuba, la principal preocupación del clero y los creyentes de la isla, así como de los representantes de la Santa Sede ha sido cómo se iba a asumir el papel del Catolicismo en un sistema que por principio no es creyente.
Cierto que en sus inicios la Revolución cubana no aceptó a la Iglesia como una institución activa dentro de la sociedad. Pero, si así fue entonces, hoy se aprecia un panorama distinto, no del todo, pero vemos como la fe cristiana ha ayudado a los cubanos en momentos difíciles como el llamado Período Especial de los años 90. El ejemplo más reciente y muestra del lugar determinante de la Iglesia en la isla, es la liberación de los presos políticos del Marzo oscuro, petición en la que España tuvo un papel decisivo.

En su más reciente discurso Raúl Castro reconoció el mérito de “la alta jerarquía de la Iglesia católica, que contribuyó con su labor humanitaria a que esta acción concluyera en armonía” y a la contribución del anterior ministro de Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos”.

Si alguien abrió al mundo los ojos hacia Cuba y demostró que la Santa Sede y el Comunismo no son incompatibles, ese fue Juan Pablo II. De la mano de Fidel Castro, el Papa hizo historia en Cuba, en una visita que recorrió parte del territoria y sirvió para la coronación de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba.

Al respecto, el sitio web Cubadebate señala que “el papa Juan Pablo II contó al actual Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, que Fidel Castro fue tal vez el presidente que se preparó más a fondo, más concienzudamente, para recibirle.”

“Bertone lo cuenta en su libro “Un cuore grande, Omaggio a Giovanni Paolo II” (Un gran corazón. Homenaje a Juan Pablo II), editado por la Librería Vaticana, que saldrá a la venta próximamente.”
“Juan Pablo II visitó Cuba entre el 21 y el 25 de enero de 1998, en un viaje histórico, en el que recorrió la isla y se entrevistó con Fidel Castro.”
Este 1ro de Mayo no solo celebraremos la habitual fecha de los trabajadores, sino la vida de un  hombre que en sus pasos terrenales ha hecho más que cualquier otro.

PARA MAYOR INFORMACIÓN VEA:

– detalles sobre la visita de Juan Pablo II a Cuba en IPS Cuba
Anuncios

2 Comments

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s