Bachillerato de excelencia, ¿ahora?

Parecía mentira, ayer estaban debatiendo en La Noche de 24 horas, algo que ya en Cuba lleva años de creado y ha beneficiado a muchos en cuanto a educación y calidad se refiere, hablo de los Bachilleratos de Excelencia que se le vino a ocurrir ahora a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pero que en Cuba lleva más de 30 años bajo el nombre de IPVCE.


Los Institutos Preuniversitarios Vocacionales de Ciencias Exactas, que aunque en el nombre no incluya las Humanidades, la preparación en sus aulas ha dado a los mejores estudiantes y postulantes para todas las ramas de la Universidad en Cuba; sin dudas son un ejemplo de lo efectivo que puede ser un centro para los mejores y más aún cuando el estudiante está en esa edad de inceridumbre que son los 15 a 18 años.
Hoy se habla en toda la prensa de segregación escolar con el Bachiller de Excelencia que sacaría la Aguirre en Madrid. Según Europress: diferentes asociaciones de sindicatos docentes han mostrado su rechazo al anuncio realizado por la Comunidad de Madrid de poner en marcha un Bachillerato de Excelencia para el próximo curso y han coincidido en reclamar “un plan consecuente para todos los alumnos” para, a su juicio, evitar la segregación escolar.
Pero, si aún no han llevado a cabo la experiencia ya la están valorando con malos ojos y juicios de igualdad que solo llevan a esos alumnos excelentes a no aprovechar sus facultades en dicho Bachillerato de excelencia. Me remito a Cuba que es lo que conozco.
Con la idea de asegurar los científicos, médicos y profesionales que ha ido perdiendo, la Revolución Cubana creó los IPVCE para darle la mejor educación a los estudiantes excelentes, como dice la Aguirre, pero no solo se entra por los méritos acumulados en la etapa estudiantil obligatoria.


Como si fueran a entrar a la Universidad, o la Selectividad que dicen aquí en España, los estudiantes que aspiraban a un IPVCE tienen que presentarse obligatoriamente a una prueba nacional de Historia de Cuba, Español Literatura y Matemática. Una vez realizadas y aprobadas estas pruebas los mejores alumnos de un escalafón municipal, que tiene en cuenta las notas de las pruebas y de los estudios realizados, tenían derecho a ese tipo de escuela dependiendo la cantidad de plazas que llegaban.
Vamos que no era fácil entrar. Pero si difícil es entrar, peor es quedarse, como su nombre dice “Vocacional de Ciencias Exactas”, solo por sacar una nota por debajo de 85 en las asignaturas de Matemáticas, Física, Química y Biología, podías ser expulsado de la escuela para un Pre, o Bachiller como dicen acá. Tenías en el curso tres pruebas y una final de cada materia para subir nota y evitar la expulsión, pero algunos no lo logramos, jejeje…
Pues sí, yo estuve en uno de los IPVCE de Cuba, más de 10 hay en todo el territorio, pero a mí me tocó Mártires de Humbolt 7 en San Antonio de los Baños. Y me parece inaudito que se hable de “segregación” cuando en España no se ha tenido ni idea, y para los que hemos estado en uncentro de ese tipo han sido nuestros mejores años de estudiante.
No solo por los geniales profesores que teníamos, algunos llegaban a ser pesados por el nivel de exigencia, si no por el clima que se compartía de compañerismo, cultura… era un sitio que propiciaba el intercambio de ideas, aunque muchos pecábamos de sabelotodos y créan que nos bajamos los humos. Pero lo mejor fueron los amigos.
Mis mejores amigos, los que han estado a mi lado en las buenas y en las malas los encontré en la Humbolt, ya lo he dicho en este blog, pero lo vuelvo a repetir con lo certeza de quien se sabe lejos de su casa y su isla, sin embargo cerca de sus amigos que le escriben estén en Cuba o por cualquier otro rincón del mundo.


Bueno, dejando de lado recuerdos lejanos y mi experiencia en el Bachillerato de Excelencia en Cuba, perdón IPVCE… creo que si algo bueno he oído en estos meses en España es esta idea de Esperanza Aguirre, y miren que la presidenta de Madrid no es santo de la devoción de casi nadie, pero aquí “no se le ha ido la pepa”, para nada.
“Si las cosas se hacen bien, no tienen por qué derivar en esos resultados (guetos), pero sí es verdad que la mentalidad que lleva a separar, aislar o seleccionar no va mucho con la de quienes creemos en una dimensión social de la educación y de incorporación de todas las diferencias”, dijo el ministro de Educación, Ángel Gabilondo al diario ABC en alusión a este tema.
No obstante, me quedo con unas palabras que oí ayer en La Noche de 24 horas y creo las más certeras para este debate: no se puede confundir igualdad con igualitarismo.
PARA MAYOR INFORMACIÓN VEA:
– El Bachillerato de excelencia de Aguirre a la altura del G-8, publicado el 7 de abril en el diario La Razón.
– Institutos Preuniversitarios de Ciencias Exactas (IPVCE), discurso pronunciado por Fidel Castro el 9 de febrero de 1990, en la revista Somos Jóvenes
– IPVCE en la Wiki

1 Comment

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s