Adiós a Elizabeth Taylor, muere una belleza del cine

El estupor llega por distintos medios, la mítica Elizabeth Taylor ha fallecido en un hospital de California, Estados Unidos. Con 79 años, la querida Liz se encontraba hospitalizada desde principios de febrero en el hospital Cedars-Sinai Medical Center donde era tratada de insuficiencia cardíaca congestiva.

Miles son los videos en Youtube, más los mensajes en las redes sociales que la recuerdan hoy, ojalá se multipliquen mañana. El mundo le dice adiós a esta gran actriz, para los que no vivimos la época de auge de Elizabeth Taylor, ojalá esta su última actuación en la vida sea motivo para que se redescubra la magia de esa muchacha de ojos preciosos y corazón inmenso, descansa en paz Liz.
“La actriz murió rodeada de sus hijos Michael Wilding, Christopher Wilding, Liza Todd y Maria Burton. Le sobreviven 10 nietos y 4 bisnietos. Taylor ha sido famosa por su belleza, su glamoroso estilo de vida, sus esfuerzos caritativos y sus múltiples matrimonios”, señala CNN México.
“Mi madre fue una mujer extraordinaria que vivió el máximo, con gran pasión, humor y amor”, dijo su hijo Michael a esa cadena. Esta semana se llevará a cabo un funeral. En lugar de enviar flores, sus familia pide que sus admiradores hagan constribuciones a la Elizabeth Taylor AIDS Foundation, apunta CNN.
Esta fundación fue creada por Elizabeth Taylor en 1991 para recaudar fondos y conciencia para luchar contra la propagación del VIH/SIDA, y para proporcionar asistencia a las personas que viven con el virus. Con su enfoque en la atención directa y de educación para la prevención, Etaf (por sus siglas en inglés) proporciona fondos a las organizaciones de SIDA en todo el mundo, proporcionando servicios de apoyo a las poblaciones necesitadas.
¡QUÉ VIDA! (Con información de CNN México)
Ganadora dos veces del Oscar, por BUtterfield 8 (1960) y Who’s afraid of Virginia Woolf (1966), Taylor era más célebre por simplemente ser Elizabeth Taylor: sexy, glamorosa, intempestiva, frágil, siempre seguida por los medios y por los fanáticos.
Elizabeth Rosemond Taylor nació el 27 de febrero de 1932 en Londres, Inglaterra. Fue hija de dos ricos comerciantes de arte estadounidenses, Francis y Sara Taylor. Su madre era una ex actriz que dejó su carrera al casarse, pero impulsaba a su hija en su carrera. Taylor y su madre fueron muy cercanos hasta la muerte de la última en 1994, a los 99 años.
Justo después de que la guerra comenzara, sus padres se mudaron de vuelta a Estados Unidos y se establecieron en Los Ángeles.
Eventualmente, debutó para Universal, que la colocó en la película de 1942, There’s one born every minute. Taylor firmó luego para MGM; que iba a ser su casa productora durante casi dos décadas y filmó Lassie come home, junto a Roddy McDowall. El actor se convirtió en su devoto amigo.
Pero fue la siguiente película de Taylor, National velvet, de 1944, la que la convirtió en estrella. La historia de una niña enamorada de su caballo le ganó el reconocimiento público.
Durante el resto de 1940 fue una actriz constante en MGM, algunas de sus películas tuvieron éxito, como la versión de 1949 de Little women; y otras fueron olvidadas rápidamente como Julia Misbehaves.
En 1950, Taylor cumplió 18 años y consiguió su primer papel como adulta en el clásico Father of the bride en la que interpretó a la hija a punto de casarse de Spencer Tracy. Papel que reflejó en la vida real cuando decidió casarse con el heredero hotelero Conrad Nicky Hilton Jr., pero su matrimonio no fue tan exitoso como la película, ya que sólo duró ocho meses.
La aclamación de la crítica llegó con la siguiente película de Taylor: A place in the sun, que recibió nueve nominaciones a los Premios de la Academia, pero Taylor no ganó ninguna.
No fue sino hasta 1958 que Taylor recibió su primera nominación al Óscar por la película de 1957 Raintree County. Para entonces ya era una estrella mayor, y conocida también por sus romances fuera de la pantalla.
Se casó con el actor Michael Wilding en 1952, un matrimonio que duró 5 años y produjo dos hijos. Y luego se casó con el productor de Hollywood Mike Todd, una semana después de divorciarse de Wilding.
En los años cincuenta apareció en la notable película Giant (1956), junto con James Dean y Rock Hudson. Luego Todd la sugirió para el papel de Maggie la gata en Cat on a hot tin roof, en la que participó en 1958.
Todd murió en un accidente de avión en 1958. Después de su muerte, Taylor fue consolada por el mejor amigo de Todd, el actor y cantante Eddie Fisher. El consuelo pasó a ser una aventura, lo cual rompió el matrimonio de Fisher con Debbie Reynolds,
Fisher y Taylor se casaron en 1959 y aparecieron juntos en la película BUtterfield 8, del año siguiente, con Taylor actuando como una muchacha fiestera sexualmente carnívora. Aunque a ella no le gustó la película, su actuación —y un súbito caso de neumonía que amenazó su vida— ganó la simpatía de la Academía, y finalmente ganó un Oscar.
“Soy una esposa muy comprometida”, dijo una vez. “Y debo estar comprometida también para haberme casado tantas veces”.  Y es que con 78 años, se rumoreaba que Liz se casaría por novena ocasión, entonces con su novio de 49 años Jason Winters, representante de Janet Jackson.
Fue aclamada, en su tiempo, como la mujer más hermosa y deseada del mundo. Su aventura con Richard Burton, que comenzó en el set de Cleopatra, encendió un furor entre los paparazzis, sin comparación en aquel tiempo. La pareja que más tarde se casó —dos veces— proporcionó mucho material para las columnas de chismes y para las revistas acerca de cine.
“Si me dejas, tendré que matarme. No hay vida sin ti”, escribió el también actor Richard Burton en unas cartas íntimas a la actriz que compartiera Liz en el libro ‘Furious Love: Elizabeth Taylor, Richard Burton, and the Marriage of the Century’ (Un amor violento: Elizabeth Taylor, Richard Burton y el Matrimonio del Siglo, literalmente).
Pero Taylor también era una actriz efectiva y notable. Su desgarradora actuación en Who’s afraid of Virginia Woolf (1966) la mostró como una persona amargada y de mal carácter, todo lo contrario a su imagen en la vida real.
También proporcionó fuertes actuaciones en Giant (1956), Raintree County (1957), Cat on a hot tin roof (1958), tres películas que ayudaron a construir su reputación como símbolo sexual a nivel mundial, así como en The sandpiper (1965) y Reflections in a golden eye (1967).
PARA MAYOR INFORMACIÓN VEA:
– una selección de fotos de la actriz y Richard Burton en el blog Josito Montez
– una breve biografía en la página TODO CINE
– más de 10 mil videos de la actriz en YouTube

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s