Cuba: historia de su nombre (II y final)

“Llegar a conocer la verdad absoluta sobre el origen del nombre de nuestra isla es muy difícil, aunque no imposible”, así afirma la MSc. Acela A. Caner Román en este trabajo sobre el nombre de Cuba que empezamos a compartir a inicios de marzo y hoy llega a su final.
Aquí los dejo con este trabajo y unas fotos de La Habana, de la mano de Alba Graciela León Infante. Y dice la profesora Acela: “Pero, ¿qué representaba el vocablo Cuba en lengua de sus primeros habitantes?”
“Realmente existen muchas dudas acerca del contenido semántico del vocablo cuba, a pesar de las innumerables investigaciones sobre el tema.
Conozcamos algunas de las hipótesis más reconocidas sobre el significado de este topónimo.”
“El sabio cubano Don Fernando Ortiz, en su obra Cuba primitiva. Las razas indias, afirmó que las palabras Cuba y Ciboney tienen una misma raíz: la voz ciba que equivale a piedra, montaña, cueva y brindó una profunda argumentación para fundamentar su consideración.”
“Otro cubano, Jose Juan Arrom, investigando en unos materiales lingüísticos, encontró que existe en Suriname la voz de Kuban equivalente a mi campo, mi terreno y recogió las grafías a-koba, a-kuba y u-kuba en el sentido de suelo, campo, terreno. Es opinión de este autor que “(…) Koba o Kuba debe ser, por consiguiente, la voz que Colón oiría. Y eso vendría a explicar la vacilación del Almirante al regristarla, abriendo o cerrando la vocal de la primera sílaba, primero como Colba y luego como Cuba”.” (José Juan Arrom: Historia y sentido del nombre de Cuba, Academia Cubana de la Lengua Correspondiente a la Real Española, 1964, p.21.)
También el vocablo Cuba existe en otras lenguas americanas, en chibcha es piedra; en arahuaco de la Guyana significa está; en la faneca de México es cerro; y en mapoyo de la Guyana venezolana es laguna.
El ex presidente dominicano Juan Bosh escribió, en su magnífico libro De Cristóbal Colón a Fidel Castro. El Caribe Frontera Imperial: “Es casi seguro que ese nombre de cuba no designaba la totalidad de la isla. Los indios de las Antillas Mayores no formaban pueblos unidos; a lo más tribus; y debemos pensar que cada tribu denominaba al territorio que ocupaba no al de otras tribus. El nombre de Cuba debió ser usado por la tribu que señoreaba el lugar donde tocó Colón. ” (Juan Bosch: De Cristóbal Colón a Fidel Castro. El Caribe frontera imperial, Editora de Ciencias Sociales, La Habana, 1983, p.34)
Ciertamente los aborígenes americanos, con excepción de los incas, carecían de nombres que indicaran grandes extensiones de terreno. Cuba para los indios lucayos debió ser un nombre local y no el nombre de todo el territorio de la mayor isla antillana.
Pensemos ahora, Colón conoció de la existencia de Colba o Cuba cuando aún se encontraban en las costas arenosas de las Bahamas. ¿Qué significaba realmente esa palabra oída a los indígenas?, ¿era nuestra isla el lugar del que hablaron los indios lucayos?, ¿siguieron las calaveras el rumbo exacto para llegar al sitio indicado? Creo que esto no lo podremos conocer con certeza, sin embargo, son incógnitas que no han dejado de inquietar a los estudiosos del tema.
El historiador alemán Sophus Ruge estimula estas dudas en su obra La época de los descubrimientos geográficos cuando relata de que en Tabasco, el 25 de marzo de 1519, oyó Hernán Cortés el nombre de Culhua para indicar a Cholula, una de las más florecientes ciudades de la cultura mexicana. Según este autor: “Bernán Díaz del Castillo en su obra dice haberla oído mentar ya con la pronunciación de Culba antes de la expedición de Cortés; y es muy posible que cuando a Colón indicaron los naturales de las Antillas el nombre Colba hubiesen querido significar la ciudad mexicana de Cholula, pues que existía poca o mucha comunicación entre las islas y el continente.” (Tomado de Sophus Ruge: La época de los descubrimientos geográficos, en Historia Universal, t. XI, Editores Montaner y Simón, Barcelona 1919, p.506)
Piedra, montaña, cueva, mi campo, mi tierra o terreno, cerro, está, laguna y Cholula, no son los únicos significados que se le atribuyen al nombre de Cuba. Existen otras hipótesis que buscan el origen y significación de esta palabra en lenguas del Viejo Mundo, como puede apreciarse en los ejemplos siguientes:
-En 1861 el doctor Andrés Rocha, le atribuyó un origen hebreo al plantear que Cuba se deriva del nombre Acuba, uno de los descendientes de Anón, hijo de Esdras, el famoso doctor judío que vivió en el siglo V a.n.e., de esta forma Rocha vincula al nombre de Cuba la leyenda de las diez tribus perdidas de Israel.
-En el Diccionario cubano etimológico, crítico y razonado y comprensivo publicado en 1885, se dice que: “Cuba se derivó de cuba (en el sentido de barrigón) procedente del ablat. sing. de cupa, ae, “cuba o tonel”, vocal orign. del griego kupe, és, cavidad.” (José Juan Arrom: Historia y sentido del nombre de Cuba, Academia Cubana de la Lengua Correspondiente a la Real Española, 1964, p.15)
-Otra hipótesis considera que la palabra cuba procede del árabe qubba que se traduce como cúpula, es decir como la bóveda semiesférica que corona a muchas de las mezquitas y palacios construidos por los musulmanes. Los partidarios de esta versión argumentan que los mogotes avistados por Colón al descubrir la isla semejan cúpulas, aunque insisten en que el Gran Almirante no fue quien impuso el término, sino que este pudo llegar en épocas anteriores.
-En los últimos tiempos hemos visto aparecer varios artículos en la prensa cubana que informan sobre importantes descubrimientos arqueológicos que incluyen inscripciones en caracteres ibero-fenicios. Se afirma que en Taguasco se encontró un petroglifo con la inscripción B-Q y en Rodas una epigrafía con el término V-Q, las que se leen de derecha a izquierda como Q-B y Q-V.
-En las lenguas arábigas y fenicia Coba o Cobe, escritas con q, significan torrecilla; y en hebreo, asirio y caldeo, esas mismas palabras se traducen como cavidad, cueva, caverna.
Para nosotros los cubanos el nombre de Cuba, por encima de toda investigación etimológica, significa patria, amor, vergüenza, soberanía, dignidad, compromiso irrenunciable, razón de ser.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s