Ahh, La Alhambra

Ante la majestuosidad de un sitio tan espectacular como es La Alhambra, solo vale la sorpresa y la admiración ante tanta arquitectura, tanta historia recogida entre piedras y que representa una época de España, esa en la que los árabes tenían parte del territorio, cuando aún este país no era un reino plural, como hoy.
La Alhambra, como dijera en la bienvenida a Granada, “conserva toda la grandeza del detalle musulmán. A base de pequeñas figuras reproducidas a todo lo largo de los edificios, este sitio albergó en su entonces a los reyes del Reino Nazarí, e incluso podemos ver distintos estilos de construcción, dependiendo del monarca.”

Esta fortaleza roja, significado de La Alhambra en árabe, tiene unas cuantas construcciones dentro de su extenso territorio. La Alcazaba, los palacios nazaríes, el palacio de Carlos V y el Generalife son algunos de los principales lugares de este monumento, declarado por la UNESCO -Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura- como Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1984.
Entre detalles árabes, para ser precisos unas 10.000 inscripciones en su mayoría poemas, sentencias y textos del Corán, según dicen en la Wikipedia, se construyó esta belleza arquitectónica que albergó a los reyes árabes que ocuparon Granada antes de la llegada de los Reyes Católicos.


La Alhambra es una ciudad en todo el sentido de la palabra, destinada a proteger a los monarcas, fue diseñada para vivir independiente de la cercana Granada.

De un lado a otro de La Alhambra, el agua y la naturaleza dan vida a esta construcción ubicada en la mayor parte del cerro de La Sabika. Si en verano hace un calor infernal, en invierno con tanta humedad el frío te cala hasta los huesos.


La Alhambra es maravillosa, no por gusto está entre los 12 tesoros de España e incluso fue nominada para las Nuevas Siete Maravillas del Mundo; no obstante me hubiera gustado encontrarme en algún rincón de sus fastuosos aposentos algún detalle físico de lo árabe, no solo las piedras que te dicen mucho, si no telares, asientos, camas, algo que me trasladara a la época de esplendor del lugar.

Su estilo arquitectónico ha inspirado a varios artistas, entre ellos el pintor francés Henri Matisse y el escritor norteamericano Washington Irving, precisamente con sus Cuentos de La Alhambra los invito a acompañarnos en un próximo acercamiento visual a esta maravilla, sus detalles y su naturaleza.

“El antiguo reino de Granada, del cual estábamos ya a muy corta distancia, es una región de las más montañosas de España. Vastas sierras desnudas de pastos y arboledas y formadas de variados mármoles y granitos elevan sus crestas sombrías y negruzcas hasta la región de los cielos; pero en sus rugosos senos crecen fertilísimos y verdes valles, luchando por dominar en ellos la aridez y la vegetación de tal modo, que la misma piedra viva se ve obligada a producir higueras, y el naranjo y el limonero crecen junto al mirto y el rosal.”, dijera en sus viajes Washington Irving.

Vea más fotos en nuestro álbum La Alhambra, Granada en Flickr.

Anuncios

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s