De reyes y magos…



Ayer llegaron los reyes magos a cada punto de España, desde la gran Madrid hasta los pueblos más perdidos de este país tres hombres con barbas blancas, ropas fastuosas y las manos llenas de caramelos y regalos, repartieron felicidad a los niños y a los más grandes también, yo incluido… En Mairena del Aljarafe, aquí en Sevilla, he visto a mis primeros reyes desfilar, nunca había tenido la oportunidad de ver un evento de esta magnitud y créanme que tuve infancia.


Con 22 años en las costillas, como bien dicen, jamás se me habían tropezado por delante unos reyes magos. En Cuba mis magos y reyes eran mi madre y padre que cuando tenían posibilidad me compraban algún regalo, pero nunca por estas fechas… todavía recuerdo una publicación en Juventud Rebelde, que el 7 de enero de 2007 cuestionara estas festividades en la isla.


Entonces me parecía bien, una crítica social a lo peligroso que sería  acentuar los patrones consumistas y diferencias sociales en Cuba, pero ahora, al verle la cara de felicidad a estos niños que esperaban ansiosos a sus tres reyes magos, no veo la problemática en estas celebraciones y aseguro que muchos cubanitos disfrutarían igual o mejor.


Acompañados de Bob Esponja, considerados por algunos como el cuarto rey mago pues no se perdió una cabalgata en España, la Sirenita, Tarzán y otros muchos motivos animados en las carrozas, Melchor, Gaspar y Baltasar recorrieron Mairena de Aljarafe en una noche llena de dulces y petardos.


Los niños y niñas esperaban ansiosos con sus padres a recoger los caramelos y regalos que tiraban desde las carrozas; los unos con bolsas, otros con paraguas al revés o todo tipo de truco estaban a la expectativa de la lluvia de delicias reales, gracias a Dios que la tan anunciada lluvia no aguó la noche a los sevillanos.


Fue estupendo, con la magia propia de los reyes de Oriente. De un pueblo a otro se repetía la escena,  en algunos como Camas, los reyes guardaban hasta patas de jamón para lanzar a las calles, supongo que no lo hayan hecho, lo digo porque por mi seguridad yo solo lo vi desde lo alto.


Otros que se llevaron los aplausos de la gente fueron las bandas de la cabalgata, había que verlas como tocaban desde el “Waka Waka” o “Loca” de Shakira, la canción de David Bisbal del Mundial de Fútbol, o el “A quién le importa” de Alaska… tenían todo un repertorio para hacer bailar a los presentes la noche entera. Nada, que si los dejaban recibían los regalos en la plaza tocando y bailando.


Del extenso reportaje publicado en Cuba sobre el Día de Reyes, me quedo con las palabras de Eusebio Leal Spengler, historiador del casco histórico de la capital cubana: “Aún en las tierras de Arabia arden pozos por donde pasaron los Reyes Magos. No hay duda de que Melchor, Gaspar y Baltasar son símbolos. Entonces la magia no era cosa circense, sino que tenía un valor taumatúrgico. Se trata de una bella tradición, como puede ser la celebración del Día de las Madres o de los Padres. ¿Por qué no hacerlo? ¿Qué puede haber de perjudicial en ello?”
PD. Si quiere ver el reportaje de Juventud Rebelde, aquí está:

Reyes Magos Juventud Rebeldehttp://www.scribd.com/embeds/59802869/content?start_page=1&view_mode=list&access_key=key-1wwraui9vmd6qogp1zn7(function() { var scribd = document.createElement(“script”); scribd.type = “text/javascript”; scribd.async = true; scribd.src = “http://www.scribd.com/javascripts/embed_code/inject.js”; var s = document.getElementsByTagName(“script”)[0]; s.parentNode.insertBefore(scribd, s); })();

Anuncios

3 Comments

  1. uhmm alberto, ¿por qué no hacerlo? ¿qué puede haber de perjudicial en ello?
    en la celebración, definitivamente no hay nada malo; todo lo contrario, si implica niños felices y sonrisas todo el tiempo ojalá todos los días fueran día de los reyes magos.
    el problema es cuando deja de ser solo celebración y se convierte en validación de íconos extraños, o no te fijaste de donde son los personajes animados y las canciones que mencionas; de españa no.
    yo pienso que cualquier fiesta que represente motivo de alegría para las personas, especialmente los niños, no deberían ser ofendidas por el sucio consumismo (y fíjate que digo consumismo y no consumo).
    por otra parte, sí me gustaría vivir este día en otro país, para disfrutar de una alegría nueva, distinta.
    un beso para mi amigo

  2. Albita, sin dudas tú lo disfrutarías mucho, solo con ver la cara de alegría de los niños basta para justificar el “consumismo” que ronda el asunto, real ehh, no lo niego, pero ante la maquinaria de Disney no hay quien pueda, y no digamos solo Disney porque Bob Esponja no tiene su marca, pero le encanta a miles, hasta en Cuba… aquí no hay Elpidio Valdés, pero estoy seguro que en la isla estaría bien ligado con los demás animados, sean o no cubanos, cada uno con su espacio y representando lo suyo… un fuerte abrazo

  3. Bueno, yo tampoco los he visto de cerca pero por tus fotos se ve que es un espectáculo genial, en definitiva, los patrones comsumistas los lleva uno dentro si quiere…si desea cambiar el corazón por el ropero o no…

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s