Cuba quema el año viejo

Así mismo es. Si en España se comen las 12 uvas con las 12 campanadas, en Italia se comen un plato de lentejas a las 12 en punto, o en Rumania las mujeres solteras buscan su esposo en el fondo de un pozo con la llegada del nuevo año. En Cuba a las 12 en punto lo que más se repite de un barrio a otro es la quema de año viejo.



Este fin de año lo he pasado en España disfrutando de las 12 uvas al tin ton de las campanadas, pero de 2009 a 2010 estaba en mi tierra junto a la familia a la espera de la hora cero de 2010 para oír el himno nacional, felicitarnos entre todos y salir a la calle a compartir el momento con los vecinos, en particular la quema del año viejo, fotos que aún conservo y comparto hoy con ustedes.



Al menos en mi casa todos los años salíamos a visitar a los amigos justo antes de las 12 de la noche y después de cenar tranquilos en familia, ahh cenar por supuesto el típico plato de congrí con cerdo, yuca y ensalada de vegetales, eso lo digo aquí es España y se sorprenden, en serio no sé por qué.



Pues no fue hasta ese último fin de año de estar en Cuba que me dí cuenta de cuán extendida está esta tradición de quemar un muñeco viejo a las 12 de la noche. Por cada lugar que íbamos había uno condenado a arder con los últimos minutos de aquel 2009 y seguir haciéndolo en los primeros del 2010, dicen para llevarse todo lo malo de nuestras vidas y traernos energías renovadas.



De nuevo no tiene un pelo esta tradición en la isla, siempre se ha hecho sobre todo en los campos, cuándo no había electricidad y cualquier llama o fuego alegraba la noche. Mi pueblo Playa Baracoa, es uno de los tantos en Cuba que conserva la tradición que cada vez se hace más presente entre todos.



Eso sí los muñecos no son comprados en ninguna tienda, ni en los tan socorridos y criticados chinos de España, para nada. Mientras más viejo y feo se vea mejor, se trata de buscar toda la ropa vieja de la casa, esa malita malita que ya no sirve ni para trapo de cocina y confeccionar el muñecón de Año Viejo. Los pantalones viejos de uno, la camisa de otro, los zapatos perdidos, el sombrero de la zafra del 70, todo los que aparezca viene como anillo al dedo y lo más importante es el relleno: si son periódicos mejor, así arden más rápido.



Luego está el día 31 de diciembre entero exhibiéndose en los portales de la casa. Como el más campante y sonriente de los festejados, sientan al muñeco en distintas poses junto a los malos vicios que nos queremos deshacer para el nuevo año. Yo no fumo, ni tomo, pero conozco a algunos que llevan años quemando esos vicios con el muñeco y aún no se logran liberar, ojalá llegará a Cuba una ley antitabaco como en España.



Esta tradición también está muy extendida por otros países de Latinoamérica. En La Plata, Argentina, según dicen en Wikipedia “cientos de muñecos son quemados para festejar el fin de año y el comienzo de un año nuevo. Desde la década de 1990 se realizan concursos donde el mejor muñeco es premiado por el municipio platense y por algunas empresas de medios de comunicación.”



Otro de los sitios del continente donde también se queman muñecos es en Huanuco, Perú. Este 3 de enero el periódico Correo, informaba que “pese a las recomendaciones del Ministerio de Salud, que con la quema de muñecos, el índice de contaminación atmosférica se eleva en un 700% y puede afectar la salud de las personas provocándoles males respiratorios -como: asma bronquitis crónica, entre otras enfermedades cardiovasculares-, en la ciudad de Huánuco se olvidaron de ello y no solo quemaron muñecos rellenados de ropa vieja y otras cosas inservibles, además prendieron fuego a llantas de carro en desuso, cohetones, castillos de fuegos artificiales, entre otros, dejando el cielo nublado.”



En Cuba hasta ahora no se ha producido ningún incidente por esta tradición, pero sería bueno tener esas alertas en cuenta, que a las 12 de la noche hay algunos con tanto alcohol en el cuerpo como para hacer combustión junto al Año Viejo. No obstante, para los más chicos es toda una alegría ver al muñeco arder y poder participar en su confección.



Cuando hacen las 12 del 31 de diciembre o la hora cero del año próximo, arde el muñeco, la gente ríe y llora, siempre de alegría, algunos salen a ver arder el año viejo, otros a cruzar las cuatro esquinas esperando viajar en ese año, otros le brindan ofrendas a sus santos afrocubanos en el mar o el río. Toda una gama de tradiciones de un pueblo que en este 2011 esperemos siga cambiando.



Y así queda el año, hecho cenizas…

4 Comments

  1. Nunca he quemado un muñeco de esos, supongo que debería participar en una quema de esas antes de comer las 12 uvas o buscar un esposo dentro de un pozo. ya sabes, conoce a Cuba primero y al extranjero después…jaja

  2. pues yo, el 31 de diciembre de 2010, quemé un muñeco con mi familia en Holguín.
    es cierto alberto, para la gente del campo esta es una tradición inviolable; es sobrecogedor ver el camino de tierra, donde no hay lámparas, iluminado por el fuego de los muñecones cuando arden … y la risa y la bulla de los guajiros felicitándose por el nuevo año.
    el muñeco de este año era de casi 2 metros de altura y demoró bastante en quemarse porque al parecer, el tipo comió bien en el 2010 y estaba gordito, gordito. ja, ja, ja
    un besote desde TU y MI Cuba

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s