Una historia en la carretera

Había una vez un muchacho que salió con sus amigos en un viaje por Andalucía… qué bien suena, pero esto no es un cuento de hadas y sí un viaje real que quiero compartir con ustedes, acompáñenme camino a…
Desde mi llegada a Sevilla, no había salido en carro más allá de esta provincia que pensaba era chica, pero solo hay que coger camino para darse cuenta de lo grande que es.
Salir con la cámara en mano en un viaje de este tipo es un peligro, desde el primer kilómetro alejado de la ciudad empecé a tirar fotos y no paré hasta… (no se  vale saltar al final)
En el camino iba disfrutando del campo español, cultivos de olivos, campos preparándose para su próxima siembra, e incluso algunas plantaciones que no conocía, me tenían como un niño preguntando por cada cosa, suerte que mis amigos son bien pacientes, jajaja
Uno y más pueblos iban apareciendo cada cierta distancia, y pertenecían aún a Sevilla. A mí que vengo de Cuba, dónde en menos de una hora estas en el otro municipio de la provincia, a no ser por La Habana -que pronto será Artemisa y Mayabeque-, me resultaba bien curioso. Más de dos horas en carro en Cuba y ya llegaste a Matanzas o Pinar del Río, pero en España fueron como cuatro horas para llegar a…
Contentos, ven que no hay que esperar tanto, pero no se puede ser desesperado, pues sí llegar a Málaga, una provincia -como ven- que está al lado de Sevilla y lo que es mejor cerquita del mar como mi Habana.
Málaga se encuentra entre montañas, que tienen una majestuosidad impresionante, nunca pensé verlas tan grande… me fuí de Cuba sin ir al pico Turquino, pero algún día subiré.

Estas no son tan grandes, pero su belleza es genial. Estaba por aprender a conducir autos, pero al ver la maniobras que se hacían entre las montañas desistí por un tiempo. Mientras me dure el acobardamiento voy en el asiento del co-piloto, ese que no sabe, pero se la pasa advirtiendo: cuidado con esto, dale suave, mira la curva, ni yo me soporto…

El Sol nos acompañó todo el camino entre nubes caprichosas que no dejaban ver sus rayos; los días nublados no me hacen mucha gracia, pero indudablemente para hacer fotos son los mejores. Y colorín colorado este viaje en carretera se ha acabado, pero espera más que Málaga me ha dado mucho que contar o mejor dicho muchas fotos que mostrar.
PD. Qué cursi y empalagoso me pongo, jajaja
Anuncios

2 Comments

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s