Felicidades mamá

A todas las madres de Cuba les deseo un feliz día, y también a aquellas que en el cualquier rincón han traído una nueva vida, o dieron su amor desinteresadamente en la crianza de cualquier persona. Cuántas tías no hay que se merecen tanto amor y cariño como nuestra propia madre.
Gracias a todas por entregarnos cada minuto sus mejores esfuerzos, su sabio consejo y guía certera, e incluso demostrarnos que no son de hierro como algunos creemos y en ocasiones necesitan ser tan caprichosas como nosotros, porque alguna vez ellas fueron hijas y sin dudas añoran el cariño que les brindaban sus madres.
Porque la palabra amor suele quedar pequeña para esa entrega infinita que nos hace hombres y mujeres de bien. Porque nos sabemos dichosos de contar con ustedes para siempre, aún cuando no están de acuerdo con nosotros, aún así apoyan nuestra decisión con la misma alegría y escondiendo un nudo en el pecho. Porque las razones serían interminables y un simple post no bastaría para explicarlas, incluso un blog se quedaría pequeño, agradezco a todas las mujeres que han sido nuestras madres en algún momento.
A las maestras, a las doctoras, a las vecinas, a las amigas y colegas que nos acogen como sus hijos, a cada una de las que hacen de nuestros días puro amor. A mis abuelas, tías, y en especial a mi mamá Bárbara Adelina Pulido García, una vida es poca para agradecerte tanto, te amo.
Para todas las madres les obsequio este texto que me encontrara alguna vez en una revista vieja. Espero les guste, que pasen un feliz día. Para los que celebraron el Día de las madres el pasado fin de semana, sea este también un presente y recuerden celebrar este día cada momento del año. Todos los días son de ustedes. ¡Felicidades!
De niños creemos que mamá todo lo puede, que no siente cansancio, que no sufre esa imagen que guardamos de ella con el tiempo no coincide con la que vemos con la que pasan los años Entonces descubrimos que mamá también sufre, se cansa, está triste, no tiene fuerza, calla para ocultar el dolor La vemos como un héroe sobrevivir a grandes tragedias, llevarnos de la mano conteniéndonos y mostrándonos la vida De niños no entendemos sus lágrimas de adultos nos preocupan o no las comprendemos Así como nosotros necesitamos tantas veces de la protección de esos brazos fuertes, de la comprensión de nuestros gestos o de nuestros silencios, de nuestro dolor ella también nos necesita Por eso debemos detenernos y observarla abrazarla y hacer que sienta que estamos allí que nos importa, que es valiosa y de esta forma regresaremos a ella el más hermoso sentimiento que nos enseñó, el sentimiento que lleva paz y tranquilidad en los momentos difíciles de la vida, el que nos contiene, el que minimiza el dolor, el que nos hace luchar por nuestros sueños e ideales pero por sobretodo nos enseña a dar sin pedir nada a cambio: El amor.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s