Cronistas de su tiempo

A una universidad colombiana se le preguntó cuáles son las pruebas de aptitud y vocación que se hacen a quienes desean estudiar periodismo y la respuesta fue terminante: “Los periodistas no son artistas”. Estas reflexiones, por el contrario, se fundan precisamente en la certidumbre de que el periodismo escrito es un género literario.
Así comienza el periodista y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez unas palabras que pronunciara y cito- ante la 52a. Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa en Los Ángeles, California, el 7 de octubre de 1996. Así doy comienzo yo a una sección que comenzará a navegar por esta aventura de el Escarabajo y la Cigarra.
Cuando hiciera la presentación de la sección ¿Conocido o Desconocido?, anunciaba la aparición de nuevas secciones y otras sobre temáticas ya tratadas por acá, que por considerarlas recurrentes en mis pensamientos, van a tener su propio espacio.
Lo digo y lo repito y no es matraca mía, el hecho de crear secciones dentro del blog no significa que me vaya a circunscribir a determinadas temáticas, para nada, hay tanto de qué hablar como rayos tiene el Sol. Fíjense si es así, que nunca pensé escribir sobre deportes y menos beisbol, pero la pasión por la pelota en Cuba me llevó sobre esos pasos. No obstante, hay cosas en mi vida como el Periodismo, en este caso, que siempre serán una constante. Y digo el Periodismo, como diría la fotografía, las curiosidades, el amor, la música que también tienen su sitio aquí, aunque aún no me considere un crítico musical, quién sabe si algún día.
Pues bien, hoy quiero presentar la sección Cronistas de su tiempo, con una serie de trabajos con estas palabras de Gabriel García Márquez y que cito el documento oficial- forman parte de la Biblioteca de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y se reproduce con la autorización expresa de su director, Jaime Abello Bonfil. No tengo la autorización de la institución, pero como he encontrado el material tan bueno, que me arriesgo a publicarlo, pido la comprensión de dicha fundación y les agradezco que las hayan conservado para las nuevas generaciones de periodistas.
Dada la extensión de este genial trabajo lo reproduciré en varias partes y prometo que solo haré una mínima presentación. Y así comenzó el Gabo. Y así comienza Cronistas de su tiempo.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s