Ávatar-es de la humanidad ¿realidad o ficción?

No había visto la película hasta hace poco. Las polémicas alrededor de Ávatar de James Cameron, me incitaron a sentarme a verla pues no sé por qué, las producciones hollywoodense de los últimos tiempos se me presentan todas iguales, con uno que otro punto diferente, pero en esencia rondan lo mismo: efectos súper especiales, historia envolvente con tragedia de por medio y una pizca de humanidad en las personas que en la vida real uno no sabe si tendrán tanto.
¿Y acaso Ávatar no es más de lo mismo? Saltará alguno por ahí. Y yo tendré que callarme unos segundos porque al final se sintió igual, es cierto. Pero… -y aquí llega la siempre esperada oposición- la película me dejó, después de todo, un buen sabor y aún más, la certeza de que la realidad supera la ficción.
Cuando la película rompió el récord mundial de ingresos en taquilla de “Titanic”, también de James Cameron, un portavoz de los estudios 20th Century Fox declaró que “los temas de la protección del medio ambiente, el respeto a la vida y el anhelo de un planeta pacífico han cautivado a los espectadores de todo el mundo”. Y es que Cameron supo conjugar las principales peticiones de los hombres en la actualidad y darle la vuelta necesaria para convertirlo en una historia al estilo de Harry Potter o El Señor de los Anillos.
Construir la historia en el lejano planeta Pandora, con alienígenas ya no verdes con ojos negros, sino azules, inmensos, con cola, pero sobretodo con la sensibilidad que nos falta a nosotros los humanos fue una genial elección. Lo mejor de todo, al menos para mí, es que mostró que aunque pasan mil años el móvil de los humanos seguirán siendo los mismos. ¿Acaso nunca dejaremos de lado la ambición desmedida por recursos naturales? Según Ávatar, no.


Seguiremos siendo esclavos de la codicia de las transnacionales y de los círculos de poder que buscan más y no paran hasta obtenerlo, aunque eso suponga la desaparición de la diversidad biológica, el verde y la humanidad en la Tierra y en otros planetas si fuera necesario. Todo un pacto salido de las “mejores mentes pensantes” en los principales países que hoy llevan adelante guerras con una espectacularidad para nada envidiable a este filme.
He ahí, precisamente, el sabor y la certeza que me dejó Ávatar. ¿Por qué es necesario transformar la realidad en una historia distante para asegurar su éxito? ¿Por qué no nos damos cuenta de la cantidad de cambios necesarios a nuestro interior y a nivel gubernamental para sostener nuestro planeta? ¿Es necesario pasar casi diez años creando un Pandora cuando en el Medio Oriente, en África y otros parajes de la tierra se han sucedido guerras que destruyeron por completo los ecosistemas y las historias de esos hombres?
Me parece que no, pero ahí sigue y seguirá Ávatar con sus otras dos anunciadas partes para distraer las mentes y convencer a algunas de que la ficción supera la realidad. Lo triste es que la gran mayoría lo cree.
Mientras espero las otras partes, que de seguro darán de hablar, no sé por qué imagino que como La Matrix no me dejarán el mismo sabor que la primera. Ya veremos.
P.D. No quisiera terminar sin antes señalar que ciertamente sentí, en uno que otro momento, escenas parecidas a otros filmes. Me era difícil no volver a mis tandas infantiles con la película “FernGully, las aventuras de Zak y Crysta”: el árbol condominio, la nativa que se interesa en el humano, los dragones volantes, el prometido que ve su relación peligrar y la de su gente, todo o casi todo igual. Hasta Pocahontas me viene a la mente, pero bueno mejor dejémoslo ahí que yo de crítico de cine no tengo mucho. Si quieren otras opiniones visiten el blog de Dávid Vázquez La Estrella, el Cine y el Mar, él y Luis Antonio Gómez (Tony) han hablado muchísimo. ¿Contento David?

2 Comments

  1. Avatar buen entretenimiento: es una de las principales funciones del cine. ¿Que más esperar? Lo demás son contenidos consulte Propagandas silenciosas de Ramonet y adapte las ideas. Atinada tu reseña. Un abrazo Yunior

  2. Muy bueno… a mi me pasó lo mismo cuando ví la película. Y creo que hay un elemento que ha influido en que se convirtiera en la película más taquillera de todos los tiempos: el momento en que se ha presentado. Como bien dices, siempre serán bien recibidos los temas de paz y medio ambiente… pero se une a que, en este momento, la gente está más necesitada de eso, sobre todo tras la era Bush y, más aún, después de la trompetilla que le ha tirado la Administración Obama a todos aquellos que creyeron sus cantos de paz (que no han sido pocos!) Porque, sin dudas, la película tiene un clarísimo mensaje contra la guerra, sobre todo las de conquistas y colonización (muy de moda en la última década).

    (PD: que trabajo he pasado con este formato para escribir un comentario aquí a la izquierda! jeje)

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s