Zelaya, Honduras y la visión martiana

No podía creerlo, el domingo me desperté cerca de las tres de la tarde y la transmisión de la Mesa Redonda en la Televisión Cubana, me decía que algo oscuro estaba ocurriendo y sí, en Honduras se volvía a repetir uno de los episodios más negros de la historia latinoamericana: los golpes de estado.
Manifestaciones en Honduras
América Latina ha sufrido en más de una ocasión todo tipo de desagravio y falta de respeto a la decisión de los pueblo de escoger su vida y sus mandatarios. Manuel Zelaya fue elegido democráticamente en el 2005 y tan solo a un año del fin de su mandato, los miembros del Ejército hondureño lo han expulsado del país, repitiendo después de décadas de gobiernos golpistas, los sucesos que fueron comunes en Argentina, Chile, Uruguay, Venezuela e incluso Cuba, antes del triunfo revolucionario del 59.
«Así como hay espíritus evangélicos que gozan en dar en silencio, como las violetas humildes, su perfume a los hombres, así hay, refrenadas por la educación o por el miedo, satánicas manos dispuestas a matar», expresó nuestro Apóstol, José Martí, en uno de sus escritos periodísticos publicados en Nueva York, un 29 de octubre allá por 1881.
Y hoy, a más de un siglo de que este genio visionara el futuro de Latinoamérica y en medio de la actual crisis hondureña, estas palabras parecen escritas en pleno apogeo. Y hoy, mientras un grupo reducido de viles traicioneros de su Patria insisten en imponer un gobierno ilegítimo en Honduras, un mar de pueblo en todo el mundo reclama la restitución constitucional del presidente Zelaya. Y hoy, como siempre, Martí está presente y vigente entre nosotros.
En un nuevo siglo donde los pueblos latinoamericanos despuntan hacia la integración necesaria que Martí auguraba en todos sus textos, cuando ya se materializan proyectos comunes como la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA), cuando hemos ganado un prestigio ante los países del primer mundo, aún siendo nosotros del llamado «tercer mundo». Es inaudito, una actitud tan fuera de lugar, como este golpe de estado que han gestado contra el dignatario Manuel Zelaya.
« ¡Es que hay una hora en que la tiranía se ciega, y se deja vence, aturdida por el brillo y la pujanza de la libertad! ¡Es que el soldado que lucha por la honra vale más, y lidia mejor, que el soldado que lucha por la paga!», diría el Apóstol en ese mismo pasaje de 1881 y repetiría hoy ante esta vil situación.

Tu opinión vale

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s